Primera detección de atmósfera en un planeta parecido a la Tierra

Próxima B, el supuesto gemelo de la Tierra en zona habitable de nuestro sistema estelar vecino

sociedad

| 23.04.2017 - 19:34 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Por primera vez, astrónomos han detectado una atmósfera alrededor de un planeta parecido a la Tierra, concretamente GJ 1132b, un paso importante en el camino hacia la detección de vida en otros mundos.

El equipo, que incluye investigadores del Instituto Max Planck de Astronomía, utilizó el telescopio ESO/MPG de 2,2 metros en Chile para tomar imágenes de la estrella madre GJ 1132, --a 39 años luz-- donde midieron una ligera disminución en el brillo a medida que el planeta y su atmósfera absorbían parte de la luz estelar, mientras pasaban directamente delante de su estrella anfitriona.

Si bien no se trata de la detección de vida en otro planeta, es un importante paso años en la dirección correcta.

La estrategia actual de los astrónomos para encontrar vida en otro planeta es detectar la composición química de la atmósfera de ese planeta, en la búsqueda de algunos desequilibrios químicos que requieren la presencia de organismos vivos para tener una explicación. En el caso de nuestra propia Tierra, la presencia de grandes cantidades de oxígeno es tal rastro.

Todavía estamos muy lejos de esa detección, sin embargo. Hasta el trabajo que se describe en este artículo, las pocas observaciones de la luz de las atmósferas de exoplanetas estaban relacionadas siempre con los gigantes de gas: como Júpiter de nuestro propio sistema solar. Con esta observación, hemos tomado los primeros pasos en el intento de analizar la atmósfera de planetas similares a la Tierra.

El planeta en cuestión, GJ 1132b, gira alrededor de la estrella enana roja GJ 1132 en la constelación de Vela Sur, a una distancia de 39 años luz de nosotros. Recientemente, el sistema fue objeto de escrutinio por un equipo dirigido por John Southworth (Universidad de Keele, Reino Unido).

El equipo utilizó la formación de imágenes GROND en el telescopio ESO/MPG de 2,2 metros de la European Southern Observatory en Chile para observar el planeta simultáneamente en siete bandas de longitud de onda diferentes. 1132b GJ es un planeta en tránsito: desde la perspectiva de un observador en la Tierra, pasa directamente delante de la estrella cada 1,6 días, bloqueando parte de la luz de la estrella.

El tamaño de las estrellas como GJ 1132 es bien conocido de los modelos estelares. A partir de la fracción de luz estelar bloqueada por el planeta, los astrónomos pueden deducir el tamaño del planeta, en este caso, alrededor de 1,4 veces el tamaño de la Tierra.

Fundamentalmente, las nuevas observaciones mostraron que el planeta era mayor en algunas longitudes de onda infrarrojas que en otras. Esto sugiere la presencia de una atmósfera que es opaca a la luz infrarroja específica (hace que el planeta parezca más grande), pero es transparente en todos los demás. Las diferentes versiones de la atmósfera luego se simularon por miembros del equipo de la Universidad de Cambridge y el Instituto Max Planck de Astronomía. Selon esos modelos, una atmósfera rica en agua y metano explicaría las observaciones muy bien.

Con 1,6 veces la masa de la Tierra, (según lo determinado por las mediciones anteriores), las observaciones hasta la fecha no proporcionan datos suficientes para decidir cómo de similar a la Tierra es GJ 1132b. Las posibilidades incluyen un "mundo del agua" con una atmósfera de vapor de agua caliente.

La presencia de la atmósfera es una razón para el optimismo cauteloso. Las enanas M son el tipo más común de estrella, y muestran altos niveles de actividad; parte de esta actividad (en forma de erupciones y flujos de partículas) se puede esperar que exista em atmósferas de planetas cercanos. GJ 1132b proporciona un ejemplo de atmósfera que ha durado miles de millones de años (es decir, el tiempo suficiente para detectarla). Dado el gran número de estrellas enanas M, tales atmósferas podrían significar que las condiciones previas para la vida son bastante comunes en el universo.

El trabajo ha sido publicado en The Astronomical Journal.