Primer caso de Chikungunya transmitido por el mosquito tigre

Sanidad recuerda que las CCAA trabajan para controlar el virus

Las autoridades europeas piden extremar las precauciones tras el primer caso autóctono en España

sociedad

| 25.08.2015 - 12:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha recordado que las comunidades autónomas ya trabajan para controlar el mosquito tigre, que entre otros transmite el virus del Chikungunya, una enfermedad infecciosa procedente del trópico pero que por primera vez se ha contagiado en España y no en el extranjero.

Se trata de un hombre de Gandía (Valencia) de 60 años, un técnico de medio ambiente que en julio se contagió en España del Chikungunya, a través de la picadura del mosquito tigre. Es el primer caso autóctono de esta enfermedad en España y por el que la autoridad europea de salud pública pidió ayer extremar las precauciones.

En declaraciones a los medios a su entrada del debate de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, Alonso ha subrayado que las comunidades autónomas, dentro de sus competencias en medio ambiente y salud pública, están estableciendo un programa de control del mosquito tigre, que transmite entre otras esta enfermedad infecciosa.

"La mayor parte de los casos del último año han sido importados", ha insistido Alonso, quien también ha precisado que en el último año se registraron entre 80 y 90 casos de este virus en España.

EUROPA PIDE EXTREMAR LAS PRECAUCIONES

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, en sus siglas en inglés) ha pedido estar alerta para detectar posibles infecciones por el virus Chikungunya, que se transmite por mosquitos, tras el primer caso autóctono detectado en España a finales de julio.

Este organismo europeo ha publicado este lunes un informe sobre este caso, que afectó a un hombre de 60 años que reside y trabaja en Gandia (Valencia) que comenzó a presentar los síntomas de la enfermedad el pasado 7 de julio cuando se encontraba de viaje en Francia.

El paciente no había estado previamente en ninguna zona endémica y tan solo llevaba 3 días en Francia, cuando el periodo de incubación del virus suele ser de entre cuatro y siete días, por lo que los técnicos de salud pública determinaron que el paciente se había infectado en la Comunidad Valenciana.

El caso, no obstante, "no es inesperado", según reconoce el ECDC, ya que el mosquito que favorece la transmisión del virus --el 'Aedes albopictus'-- está presente en esta comunidad desde 2013 y ya se habían registrado casos importados desde entonces, donde "el clima es propicio para la transmisión del virus", reza el informe.

El ECDC reconoce que en los últimos años se ha registrado en Europa un aumento de casos de Chikungunya importados, procedente sobre todo de zonas endémicas del continente americano, y por ello recomienda a todos los viajeros a que acudan rápidamente al médico en caso de presentar síntomas asociados (fiebre alta y fuertes dolores articulares, además de dolores musculares, de cabeza, náuseas y erupciones cutáneas).

EUROPA, UNA REGION "VULNERABLE"

Pero, al mismo tiempo, alerta de que Europa también se ha convertido en una región "vulnerable" a la transmisión autóctona del virus como consecuencia de estos casos importados no detectados a tiempo en aquellas regiones en las que el clima puede favorecer la supervivencia y propagación del virus durante la temporada de verano.

El ECDC recuerda que la exposición a los mosquitos que pueden servir de vectores del virus es el principal riesgo para la infección en las zonas actualmente afectadas, por lo que la prevención debe centrarse en el control de estos insectos y en la protección individual.

Para ello, es necesario reforzar los sistemas de vigilancia para detectar posibles zonas con presencia de estos mosquitos, contar con laboratorios preparados para el análisis de muestras y informar a la población para que alerten de posibles criaderos y se protejan ante posibles picaduras.