Portland, la ciudad hípster, toma posiciones en la industria del tatuaje

Portland, capital del tatuaje

sociedad

| 29.04.2018 - 18:03 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Portland, la ciudad más verde y hípster de los Estados Unidos según diversos índices, cuenta con 18 estudios de tatuaje por cada 100.000 habitantes y un acentuado gusto por el arte corporal que se hace visible a cada paso.

Desde los marineros de antaño hasta los hipsteres de hoy en día, en Portland siempre han existido personas aficionadas a inyectarse tinta en la piel. El único límite de edad para estar tatuado son los 18 años que impone la ley.

En The Oregon Tattoo Expo, inaugurada este jueves en el Portland Convention Center, se presentan más de 100 artistas llegados de todo el país para disfrutar de un fin de semana en torno a la tinta y el tatuar a los asistentes.

Pero la afición al tatuaje es algo que se ve todos los días y en todo lugar de Portland.

La serie de televisión "Portlandia" de la cadena Independent Film Channel (IFC) sostenía que Portland es el lugar donde "la tinta del tatuaje nunca se seca" y un breve paseo por el East Side de la ciudad basta para comprobarlo.

Portland tiene una estética diferente, singular y única que se plasma en sus estudios de tatuajes, algunos tan conocidos como Sea Tramp Tattoo Company, abierta por el legendario Bert Grimm (1900-1985), del cual se dice que tatuó a la pareja de asaltantes Bonnie y Clyde.

Los clientes de Wonderland, que se especializa en diseños botánicos, vienen a Portland desde todos los rincones del país para una sesión con Alice Carrier y Kristien Holliday.

Atlas es famoso por contar con los artistas Jerry Ware, Cheyenne Sawyer y Dan Gilsdorf, cuya especialidad son los tatuajes nativo-americanos y las técnicas japonesas.

Laura Graham es conocida por sus diseños femeninos victorianos. Los tatuajes geométricos o cubistas se relacionan con el tatuador Chris Valkov, ambos del estudio Grizzly Tattoo.

El mítico Ever True Tattoo, en el viejo "Down town", destaca por el tatuaje polinesio en tinta negra de Jeff Tarinelli.

Aunque la tendencia actual son los retratos hiperrealistas y los tatuajes tridimensionales hay también un retorno nostálgico a los diseños de la vieja escuela que recuerdan a las chicas "pin-up" de Sailor Jerry y la iconografía "retro-chic".

En cualquier caso, el tatuaje es para los habitantes de Portland una forma de reivindicar ideas, posturas políticas, profesiones, gustos y pasión por su tierra.

El estado de Oregon requiere que los tatuadores tengan 360 horas de instrucción por parte de un profesor licenciado para obtener una licencia y ejercer la profesión.

Deben haber completado 50 tatuajes completos y deben pasar exámenes escritos antes de obtener una licencia para tipos específicos de arte corporal.

Incluso los tatuadores y organizadores de eventos que vienen de fuera a trabajar, como los que se presentan este fin de semana en The Oregon Tattoo Expo, tiene que obtener un permiso temporal.

Este estado noroccidental es, además, uno de los pocos lugares del mundo donde los seguros cubren tatuajes a pacientes con cáncer de mama.

Reconocidos artistas a nivel nacional como Joshua Hibbard, del estudio Inspired Tattoo, icono del movimiento realista por sus retratos y trabajos de gran escala, se especializan en encubrimientos estéticos.

Los "portlanders" se hacen tantos tatuajes que los tatuadores bromean con el futuro de las comunidades para personas mayores de la ciudad y vaticinan que serán geniales, diferentes y con mucha tinta.

Silje Hagland, del estudio Scapegoa, pioneros en tatuajes veganos, afirma que la industria en Portland no para de crecer.

"Es muy complicado conseguir una cita en Portland, los artistas tienen sus agendas hasta arriba, por lo que si quieres que te tatué un buen estudio, es conveniente que pidas cita con meses de antelación", dice.

La modernidad nos obliga a declarar nuestra identidad con convicción y los tatuajes ayudan a definirla.

En 1960 había aproximadamente 500 artistas tatuadores profesionales que operaban en los Estados Unidos. En 1995 ese número había aumentado a más de 10.000.

Actualmente la demanda continúa aumentando y, según las últimas estimaciones del Statistic Brain Research Institute, aproximadamente el 40 % de los estadounidenses entre 26 y 40 años tiene al menos un tatuaje y la mitad de la población americana tatuada tiene entre dos y cinco tatuajes y el 18 % tiene seis o más.