Peggy Whitson rompe el récord femenino de caminatas espaciales

Peggy Whitson

sociedad

| 31.03.2017 - 19:46 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La astronauta de la NASA Peggy Whitson ha batido el récord femenino de tiempo en caminatas espaciales, trabajando fuera de la Estación Espacial Internacional.

Junto a su compañero Shane Kimbrough, pasaó 7 horas y 4 minutos trabajando fuera del laboratorio en órbita este 30 de marzo. Al cabo de cuatro horas y 23 minutos en el exterior, Whitson rompió el record de tiempo acumulado de paseo espacial por una astronauta femenina. El astronauta de la NASA Suni Williams mantuvo el récord anterior, con un total de 50 horas y 40 minutos. Whitson, después de completar su octava caminata espacial, rompió ese récord, acumulando un total de 53 horas y 22 minutos, informa Space.com.

Los caminantes espaciales han gastado un total de 1.243 horas y 42 minutos fuera de la estación durante 199 caminatas espaciales en apoyo del montaje y mantenimiento del laboratorio en órbita.

Durante la caminata espacial, los dos astronautas reconectaron con éxito los cables y las conexiones eléctricas en el adaptador de acoplamiento presurizado-3. PMA-3 proporcionará la interfaz presurizada entre la estación y el segundo de dos adaptadores de acoplamiento internacionales, que darán servicio a los acoplamientos de naves espaciales comerciales estadounidenses en el futuro.

El dúo también tuvo la tarea de instalar cuatro escudos de protección térmica en el módulo Tranquility de la Estación Espacial Internacional. Los escudos se requerían para cubrir el puerto donde el PMA-3 fue removido antes y robóticamente instalados en el módulo de Harmony. Durante la caminata espacial, uno de los escudos fue perdido inadvertidamente. La pérdida no representó un peligro inmediato para los astronautas y Kimbrough y Whitson continuaron instalando con éxito los escudos restantes en el puerto del mecanismo de atraque común, según la NASA.

Un equipo del Centro de Control de la Misión en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston ideó un plan para que los astronautas terminaran de cubrir el puerto con la cubierta PMA-3 que Whitson había retirado antes. El plan funcionó y la cubierta fue instalada con éxito, proporcionando protección térmica y frente a micrometeoroides y desechos orbitales para el puerto.

Para completar la caminata espacial, Kimbrough y Whitson también instalaron un escudo diferente alrededor de la base del adaptador PMA-3 para la protección micrometeorítica.