La tecnología española despega con éxito hacia Marte

La misión tendrá que averiguar si hubo o hay condiciones para la vida en el planeta rojo

sociedad

| 26.11.2011 - 17:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un cohete Atlas V partió hoy desde Cabo Cañaveral impulsando al espacio el robot mejor equipado hasta la fecha con el cual la NASA espera determinar si hay o hubo alguna vez condiciones para la vida en Marte.

El cohete propulsor despegó a la hora 15:02 GMT desde la plataforma 41 en la Estación de la Fuerza Aérea en el Florida. El Laboratorio Científico de Marte (MSL por su sigla en inglés) llegará al planeta rojo en agosto de 2012.

Dos minutos después de la partida, en una mañana nubosa sobre Cabo Cañaveral, y cuando el proyectil ascendía a 7.778 kilómetros por hora, se desprendió el primer segmento del cohete propulsor una vez agotado su servicio.

Luego desprenderse el segundo segmento del cohete propulsor, la cápsula que contiene el robot "Curiosity" se disparó a más de 24.000 kilómetros por hora hacia su travesía de 9,65 millones de kilómetros en los próximos ocho meses y medio con destino al cráter Gale de Marte.

UN VEHÍCULO CON TECNOLOGÍA ESPAÑOLA

El vehículo de exploración (o "rover") 'Curiosity' cuenta con tecnología española. Concretamente, porta el instrumento Rover Enviromental Monitoring Station (REMS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que tomará datos meteorológicos de la superficie de Marte; y una antena de alta ganancia, capaz de concentrar la energía en una sola dirección y que ha sido construida en el centro Astrium de Barajas (Madrid).

Este rover es la tercera generación de vehículos todo terreno que la NASA envía a Marte y está diseñado para explorar la superficie del planeta durante, al menos, un año marciano, que supone 686 días terrestres. La intención de la misión es realizar sobre el terreno análisis de tipo físico, químico y meteorológico. Según ha explicado la agencia estadounidense, con ello se pretende identificar trazas biológicas e interpretar procesos geológicos y climáticos.

Del mismo modo, analizando la temperatura, la posibilidad de existencia de agua líquida y el nivel de radiación ultravioleta, habrá datos para evaluar si puede desarrollarse algún tipo de microorganismo en ese ambiente.

La NASA ha señalado que el rover se posará en el cráter Gale, de unos 150 kilómetros de diámetro, con un montículo central de cinco kilómetros de altura. Se ha seleccionado esta situación porque se cree que en él podrá descubrirse gran parte de la historia geológica de Marte, además de que, según los investigadores, presenta huellas que parecen indicar que pudo haber sido un lago.

INVESTIGADORES ESPAÑOLES CELEBRAN CON JÚBILO EL DESPEGUE DEL COHETE

Investigadores y la industria española involucrada ha celebrado hoy con júbilo el despegue del cohete Atlas-V en cuyo interior se encuentra el vehículo "Curiosity" que cuenta con una estación medioambiental denominada REMS y que supone la primera vez que un equipo español envía un instrumento a la superficie de Marte.

Desde el Centro de Astrobiología (un centro mixto del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial -INTA- y el CSIC) en Madrid, se ha seguido a través de una gran pantalla con tensión y emoción, la salida a las 16:02 hora peninsular del cohete desde la base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida (EEUU).

El "Curiosity" tiene como objetivo fundamental verificar la habitabilidad de Marte a través de cuatro aspectos: si hay elementos básicos para la vida, caracterizar su geología, estudiar su historia geoquímica y determinar su posible influencia en la existencia de vida en el pasado.

Según ha explicado a EFE, Jesús Martínez Frias, geólogo del centro e integrante del equipo del "Curiosity", ha sido un "gran orgullo" para todos los involucrados, después de trabajar tantos años, "que todo haya salido bien y que el lanzamiento haya sido un éxito".

"Por primera vez participamos con un instrumento propio dentro de un 'rover' (vehículo todo terreno), un 'rover' más sofisticado tanto desde el punto de vista científico como tecnológico. Yo creo que ha sido todo un éxito", ha explicado Martínez.

La industria española también ha contribuido por otras vías en el desarrollo de "Curiosity", ya que la antena de alta ganancia (capacidad de concentración de la energía en una sola dirección) que usará el vehículo durante su estancia en Marte para el envío de datos a la tierra, ha sido desarrollada por las empresas Astrium-CASA y SENER.

Dicha antena tiene un peso de ocho kilogramos, 700 milímetros de ancho y 800 de alto desplegada.

Además REMS recogerá datos cada hora del día durante cinco minutos y los enviará a un ordenador de "Curiosity", y este una vez al día a la Tierra, a las tres estaciones terrestres situadas en Robledo de Chavela (España), la de Canberra (Australia) y la de Goldstone (EEUU).

El objetivo del REMS (Rover Environmental Monitoring System - sistema de monitorización medioambiental del Rover) es monitorizar las condiciones ambientales sobre la superficie de Marte.

Está formada por un conjunto de instrumentos que registrarán, al nivel de la superficie del planeta, la temperatura del aire, la presión, la humedad relativa, la temperatura del suelo, la velocidad y dirección del viento, así como la radiación ultravioleta.

Estas mediciones están vinculadas con tres de las metas del "Curiosity" como son verificar el potencial biológico de la zona explorada por el vehículo, investigar los procesos planetarios que ocurren en su superficie y que influyen en su habitabilidad (como la presencia de agua) y caracterizar los niveles de radiación que llegan a la superficie de Marte, según Martínez.

Se compone de cuatro unidades y ha tenido que afrontar unos cuantos retos tecnológicos como ha sido la limitación de peso a 1,3 kilos o el problema de la deposición de polvo sobre su sensor ultravioleta.

La estación REMS ha sido desarrollada por 40 investigadores y liderado por el Centro de Astrobiología, en colaboración con la empresa CRISA, la Universidad Politécnica de Cataluña y la Universidad de Alcalá de Henares, además de diversas instituciones estadounidenses y el Instituto Meteorológico Finlandés.

España es el único país europeo que participa en este proyecto con un investigador principal en el equipo. Se trata de Javier Gómez-Elvira del Centro de Astrobiología.

Se espera que en agosto de 2012 el "Curiosity", de cerca de mil kilos de peso, se descuelgue desde el vehículo que lo ha transportado desde la tierra sobre el cráter Gale, de unos 150 kilómetros de diámetro.