Nueve detenidos e intervenidos 390 kg. cocaína que llegaron a puerto de Gijón

Cocaína

sociedad

| 22.11.2014 - 13:45 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas en el marco de la operación Alibavaria, desarrollada en Gijón, A Coruña y Pontevedra, en la que ha intervenido 390 kilos de cocaína que habían llegado al puerto de El Musel en Gijón oculta en un contenedor de carbón, procedente de Sudamérica.

Los detenidos son ocho españoles y un paraguayo, entre ellos, sus cabecillas, dos históricos narcotraficantes gallegos, según informa la Guardia Civil en una nota en la que señala que las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado año.

Los investigaciones comenzaron al tener conocimiento de que la organización gallega, ahora desmantelada, se encontraba contactando con otros grupos asentados en la geografía nacional, con la finalidad de adquirir o alquilar una embarcación tipo velero para el traslado desde Sudamérica de una importante cantidad de sustancias estupefacientes.

Tras diversos contactos, un grupo alicantino recibió el encargo de trasladar la droga, si bien, en la travesía hacia Sudamérica sufrió un accidente quedando la embarcación inservible, que derivó en el que la red gallega buscara otras vías para trasladar la cocaína a España, en este caso, una empresa de Gijón dedicada a la comercialización de carbón.

Las vigilancias comprobaron que el pasado mes de agosto un hombre de la organización gallega se desplazó a Paraguay para contactar con un cártel de la droga y gestionar el envío a España de una partida de cocaína.

Paralelamente, el cártel sudamericano envió a España a uno de sus hombres para entablar negociaciones con un industrial de León, propietario en Gijón de una empresa de importación de carbón, a través de la cual los investigadores sospecharon que pudiera introducirse el estupefaciente en alguno de los envíos desde Sudamérica.

En las últimas semanas se comprobó que los narcotraficantes españoles incrementaron sus reuniones, extremando las medidas de seguridad, lo que hizo sospechar de la inminente llegada de la droga a España, según precisa el instituto armado.

Tras investigar puertos de la cornisa cantábrica, se averiguó que había entrado al puerto de El Musel un contenedor cargado de carbón, cuyo destinatario era la empresa investigada, y que fue depositado en una nave de un polígono industrial de Gijón.

Tras varios días de vigilancia sobre la nave, a mediados de este mes los agentes detectaron la llegada de un camión en el que se cargaron varios palés con sacos de carbón, trasladándolos a un polígono industrial de la localidad de Ordes (A Coruña), donde se descargaron en una marmolería, momento en el que se detuvo a tres personas que se hallaban en el lugar.

Inspeccionados los 3.200 kilos de carbón vegetal que habían sido trasladados desde Gijón, los agentes hallaron 390 kilos de cocaína distribuida en 955 paquetes que aparentaban ser, gracias a un recubrimiento de resina y carbón, trozos de este mineral.

Durante los días siguientes a la intervención de la cocaína, en Pontevedra y Gijón fueron detenidas otras siete personas, entre ellas un miembro del cártel paraguayo proveedor de la droga, que se había desplazado a España para supervisar la llegada del estupefaciente.

Durante el desarrollo del operativo y varios registros domiciliarios, se bloquearon diversas cuentas y propiedades de la organización e intervinieron vehículos de alta gama, el camión empleado en el traslado de la droga, un arma de fuego y documentación.

Con la detención de estas personas, la Guardia Civil explica que da por desmantelada esta organización criminal.