Nueve de cada diez indonesios considera que la homosexualidad es una amenaza

La homofobia crece en Indonesia

sociedad

| 28.01.2018 - 18:01 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El 87,6 por ciento de los indonesios considera que el colectivo de Lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB) es una amenaza, según una encuesta presentada hoy en Yakarta.

Además, el 79 por ciento de los encuestados rechaza la idea de tener como vecino a un miembro de ese colectivo y la cifra aumenta hasta el 89 por ciento respecto al rechazo de líderes gubernamentales que no sean heterosexuales, revela el sondeo.

La encuesta muestra también que un 81,5 por ciento considera que las tendencias homosexuales están prohibidas por su religión, y esto se aplica "a todas las religiones", dijo Ade Armando, director de medios de la consultora Saiful Mujani Research and Consulting, durante la presentación de la encuesta.

En el sondeo, efectuado entre 2016 y 2017, participaron 1.220 indonesios en las 34 provincias del archipiélago, según Armando.

Organizaciones pro derechos humanos como Human Rights Watch han denunciado un aumento de la retórica anti-LGTB desde 2016, así como redadas por parte de "justicieros" civiles y las autoridades, que han resultado en al menos una decena de condenas bajo la ley contra la pornografía.

En el último mes, varios parlamentarios han expresado su deseo de criminalizar las uniones homosexuales en una reforma del Código Penal que se discute en la Cámara Baja.

Indonesia requiere a sus ciudadanos que en el documento de identidad incluyan una de las 6 creencias oficiales reconocidas en la constitución: catolicismo, protestantismo, budismo, hinduismo, islam y confucionismo.

Cerca del 88 por ciento de los más de 260 millones de indonesios practican una forma moderada del islam, aunque en los últimos años activistas denuncian un aumento del fundamentalismo religioso.