Noelia de Mingo podría quedar en libertad

La doctora mató a tres personas y dejó malheridas a otras cinco en la clínica de La Concepción en el año 2003

Los médicos aseguran que la paciente ha superado la esquizofrenia paranoide que sufría

sociedad

| 29.05.2017 - 17:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Noelia de Mingo, la doctora de 45 años, que mató a tres personas y dejó malheridas a otras cinco en la clínica de La Concepción en el año 2003, podría quedar en libertad en los próximos días.

Segun publica este lunes el periodico El País, los forenses que la atienden en el centro psiquiátrico de Alicante aseguran que la paciente ha superado la esquizofrenia paranoide que sufría. Su madre y un facultativo del centro médico de la localidad serían los encargados de controlarla a partir de su salida de prisión. La decisión final, eso sí, depende de la Audiencia Provincial de Madrid.

La doctora Noelia de Mingo mató a una compañera y a una paciente a cuchilladas en un arrebato de locura y fue internada tras una condena de 25 años en un psiquiátrico penal.

El asesinato múltiple fue cometido a las 14.25 del 3 de abril de 2003 en la unidad de Reumatología de La Concepción, donde De Mingo cursaba el tercer curso del MIR. A esa hora, la mujer, que se hallaba bajo los efectos de un brote psicótico, sacó un cuchillo de grandes dimensiones que había comprado y la emprendió contra todos los que estaban en la tercera planta del edificio.

La primera víctima mortal fue su compañera Leila El Ouamari, una médica residente de 27 años. Tras cruzar una puerta de madera, se dirigió hacia Jacinta Gómez de la Llave, de 77 años, que hablaba con su hijo por teléfono y murió casi en el acto. Uno tras otro, fue atacando a todos los que se cruzaron en su camino.

Gracias a un celador, pudo ser reducida, tras momentos de auténtico terror. El trabajador empuñó un palo metálico de los que se utilizan para sujetar las bolsas de sueros, con él la arrinconó contra una pared. Al verse rodeada, se rindió. Tenía todas las ropas y las manos ensangrentadas.