Muere en un tiroteo con la Guardia Civil el hombre que se atrincheró en su casa en Zaragoza

Durante toda la noche, las fuerzas de seguridad del Estado han actuado en el entorno de la vivienda

La pareja de la hija, de unos 50 años, ha sido ingresado en estado grave en el Hospital Clínico de Zaragoza

sociedad

| 16.04.2015 - 08:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El hombre que estaba atrincherado en su vivienda en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) ha muerto tras un tiroteo que ha mantenido con agentes de la Guardia Civil, que han entrado en su vivienda y uno de los cuales está herido grave, han informado fuentes del instituto armado.

Durante toda la noche los agentes han estado tratando de negociar con el hombre que estaba atrincherado desde ayer a las siete y media de la tarde en su domicilio, aunque las gestiones han sido infructuosas.

Según dichas fuentes de la Guardia Civil, esta mañana, hacia las 08.05 horas, los agentes de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil han entrado en la vivienda, ya que el hombre en ningún momento se ha mostrado colaborador. Al entrar los agentes han sido recibidos, al parecer, con cuatro tiros, y han respondido a los disparos con sus armas, según dichas fuentes.

Por el momento no se han precisado más detalles sobre el estado de salud del agente, que, según el instituto armado, está herido grave y que ha sido trasladado en una ambulancia a un hospital de Zaragoza.

El suceso se inició ayer por la tarde en Ejea de los Caballeros, donde al parecer el hombre ahora fallecido disparó al novio de su hija, de 50 años, que resultó herido grave y que fue trasladado al Hospital Clínico de Zaragoza, donde permanece ingresado en la UCI.

Un cuarto de hora después, el hombre disparó a uno de los agentes que se acercaba a la vivienda, no se sabe si desde la puerta o desde el interior de la misma. El agente, que llevaba puesto un chaleco antibalas, en el que impactó el disparo, fue atendido primero en un centro de salud y después fue trasladado al hospital. De momento no han trascendido las circunstancias que han rodeado este suceso.

Según informó una vecina que vive cerca del domicilio del atrincherado, el presunto agresor tiene tres hijas, una de las cuales, que está separada, reside en Ejea, donde regenta un bar, y es pareja del hombre herido grave. Se da la circunstancia de que sobre la hija pesaba una orden de alejamiento por parte de su exmarido, no así de la pareja actual, según dichas fuentes del instituto armado.

La vivienda ha estado durante toda la noche bajo fuertes medidas de seguridad y acordonada en un radio de más de cien metros.