Muere atragantada con un gajo de naranja la abuela que estranguló a su nieta en Rentería

La mujer, de 67 años, cumplía condena en un centro psiquiátrico

Entrada del hospital Aita Menni, donde estaba recluida la mujer

sociedad

| 06.07.2017 - 14:20 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Una mujer de Rentería que cumplía condena en un centro psiquiátrico por estrangular a su nieta en 2015 ha muerto tras atragantarse con un gajo de naranja. Las maniobras del personal del hospital no surtieron efecto, por lo que tuvieron que trasladarla de emergencia al hospital vitoriano de Txagorritxu, donde finalmente falleció.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 23 de junio en el hospital Aita Menni de Mondragón, en Guipúzcoa. La abuela, de 67 años, comía una naranja en presencia de una enfermera de la Unidad de Psiquiatría que, una vez se produjo el atragantamiento, intentó liberar sin éxito la vía aérea de la mujer. En ese momento llamó al médico de guardia, que, debido a la gravedad de la situación, solicitó una ambulancia para trasladarla al centro de Txagorritxu.

La fallecida cumplía condena en el psiquiátrico tras asesinar a su nieta en un domicilio de Rentería. Como se alcanzó un acuerdo de conformidad entre su defensa, la fiscalía de Guipúzcoa y la acusación particular que ejercieron los padres de la pequeña, de 10 años, finalmente no se celebró ningún juicio.

El crimen tuvo lugar el 5 de septiembre de 2015, día en que la niña se encontraba en casa de sus abuelos, situada en el barrio de Beraun. El marido de la agresora salió del domicilio, momento que ella aprovechó para llevar a su nieta a uno de los dormitorios simulando que jugaba y la estranguló con el cinturón de una gabardina. Una vez cometió el asesinato, llamó a la Policía del municipio guipuzcoano para admitir los hechos.

La niña aún seguía viva cuando los agentes de la Guardia Municipal, que iniciaron las maniobras de reanimación hasta la llegada de los servicios médicos. Estos consiguieron estabilizarla y trasladarla al hospital Universitario de Donostia, donde murió un día después.