Morganna Love, la cantante trans mexicana que sueña con un Grammy y un Óscar

Ha abanderado la marcha LGBT en Monterrey

Morganna Love

sociedad

| 23.06.2018 - 20:38 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Con una voz prodigiosa y sorprendente, la cantante transexual Morganna Love rompe paradigmas en mil pedazos: cambió de género cercana a los 30 años, nada entre la lírica y el pop como pez en el agua, protagoniza documentales y sueña con ganar importantes premios.

"Quiero ganar un Óscar y un Grammy. Quiero hacer muchísimas películas, muchísimos discos, e irme de gira por el mundo con mi música y producciones grandiosas. Quiero decir a la gente que se pueden cumplir los sueños", dice a Efe Morganna, a punto de presentar su debut musical, "Dos vidas en una".

Detrás de un indudable talento, un físico imponente y una simpatía contagiosa, Morganna esconde una vida asombrosa.

Nació en San Miguel de Allende, un municipio del conservador estado de Guanajuato, en una familia de clase media-baja.

A los cuatro años empezó a cantar y fue solista del coro de su colegio de monjas. A los siete años imitaba constantemente a estrellas como Thalía y tuvo su primer choque contra el género.

"Un día desperté y dije 'Quiero ser como mi mamá, quiero verme como las estrellas de la televisión', y me empecé a maquillar", refiere. Fue entonces cuando Saúl, así se llamaba de pequeño, padeció rechazo familiar.

La artista, que recientemente estrenó la canción "Te amo", en la adolescencia le pedía "a Dios todos los días que me cambiara de cuerpo".

Pese a su realidad, que aboca a jóvenes del colectivo a la depresión, siguió estudiando y entró a la Escuela de Música de la Universidad de Guanajuato y al Conservatorio Nacional de Música en Ciudad de México.

"Era una oportunidad de oro, pues había escasas voces en el mundo como la mía. Me decían que tendría una gran carrera como contratenor", recuerda la cantante, que a los 25 años salió del armario como chico gay.

A los 29 años, poco antes de acabar la carrera, empezó la transición.

"Me cambió el carácter y la seguridad. Saúl era un chico muy tímido y muy introvertido. De Saúl a Morganna hay mucha diferencia", afirma la también autora del libro "En el cuerpo correcto".

Desde entonces, sus planes de trabajo, y su ambición, no han dejado de crecer.

El cortometraje de ficción "Oasis", en que participó, acaba de ganar un Ariel, el máximo galardón de cine en México, y recientemente filmó su primer largometraje, titulado "Sirena".

Morganna es una mujer que ha roto mil esquemas, y aunque humilde, es consciente de ser un referente para muchos, especialmente para las nuevas generaciones.

Sostiene que no hay que "renunciar a los sueños" y advierte que aunque a veces "uno se tarda muchísimo en cumplirlos, si te das por vencido, si vas por un camino más fácil, te puedes encontrar con un día a día lleno de mediocridad".

Pese a su dulce momento, Morganna, que ha abanderado la marcha LGBT en Monterrey (norte de México), subraya que México tiene todavía muchas deudas pendientes con la diversidad sexual.

Sin ir más lejos, ella perdió tres amigas transexuales, víctimas de un país que acumula 381 asesinatos de miembros del colectivo lésbico, gay, bisexual y transexual (LGBT) en los últimos cinco años, 209 de ellos contra personas trans.

Coqueta, Morganna rechaza dar su edad exacta. "Dicen que las brujas no tenemos edad", bromea en referencia a su nombre.

Cuestionada sobre el amor, invita a derribar prejuicios. "Si como hombre heterosexual sales públicamente con una mujer públicamente trans, la gente se te va encima. Y no todos los hombres tienen agallas", concluye.