Méndez de Vigo firma con la CRUE el acuerdo sobre el acceso a la Universidad

La Prueba de acceso a la Universidad tendrá 6 asignaturas que sumarán hasta 14 puntos

"Hay que dar tranquilidad a los alumnos que van a hacer una prueba muy parecida a la anterior PAU"

El ministro, Íñigo Méndez de Vigo (i), junto al presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Segundo Píriz

sociedad

| 24.11.2016 - 10:59 h
REDACCIÓN

El Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, tiene previsto firmar este jueves con la Conferencia de Rectores (CRUE) un acuerdo sobre la que será la nueva prueba de acceso a la Universidad, en la que los alumnos se examinarán sólo de las asignatura troncales de segundo de bachillerato y no de los dos cursos como prevé la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Este acuerdo se debe materializar posteriormente en un decreto ley.

Los alumnos de segundo de Bachillerato que a partir de este año se presenten a la prueba que sustituye a la Selectividad, y que sirve de acceso a la Universidad, tendrán que examinarse de seis asignaturas de ese curso, con las que podrán obtener un máximo de catorce puntos. Lo ha asegurado el presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Segundo Píriz, en declaraciones Efe tras entrevistarse hoy con el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, para acordar los cambios en la evaluación final de Bachillerato, que fija la Lomce a partir de este curso.

En la anterior Selectividad había dos fases, la general, que era obligatoria (se podía obtener un máximo de 10 puntos) y otra específica o voluntaria para subir nota hasta los 14 puntos.

Ahora, con la prueba anunciada, todos los estudiantes se examinarán de seis asignaturas troncales (troncales generales y troncales de opción) del segundo curso de Bachiller, aunque solo la nota de dos de las materias (de las de opción) se tendrá en cuenta para llegar a los 14 puntos.

Educación ha informado en una nota de este encuentro, recalcando también que "los estudiantes sólo se tendrán que examinar de las asignaturas troncales" y que se asegura así la participación de las universidades en coordinación con las comunidades en su realización y el mantenimiento del distrito único, es decir la nota valdrá para las universidades de toda España.

La prueba acordada entre Méndez de Vigo y Píriz difiere en bastantes aspectos de lo recogido en un primer momento en la etapa del ministro José Ignacio Wert, cuando se señalaba, por ejemplo, que la prueba final de Bachillerato versaría sobre asignaturas de los dos cursos de bachiller.

El Ministerio ha apuntado en su nota que con el acuerdo con los rectores, la nueva prueba tiene una "estructura similar" a la anterior Selectividad y se facilita a los estudiantes su realización y preparación, "reduciendo la incertidumbre a la que se tienen que enfrentar los jóvenes". "Con estos cambios el Ministerio ha mostrado sensibilidad a las distintas peticiones que habían producido desde la propia CRUE y las comunidades", ha añadido Educación.

"Básicamente se trata de que se examinarán de las asignaturas de segundo de Bachillerato", ha recalcado Píriz, que ha añadido que se trata de un sistema "muy similar" al que había hasta ahora.

"La comunidad educativa está razonablemente satisfecha, aunque puedo entender que alguien no esté de acuerdo", ha argumentado el también rector de la Universidad de Extremadura, quien ha señalado que cree que las comunidades autónomas están "satisfechas" con la decisión tomada. "Se puede hablar de un acuerdo general", ha resaltado Píriz.

El Ministerio "tiene claro cómo va a ser la prueba", ya se lo hizo saber a las comunidades -Méndez de Vigo se reúne con ellas en Conferencia Sectorial el próximo lunes- y "pronto verá la luz de forma definitiva", ha concluido.

"Lo voy a firmar (el acuerdo con los Rectores) esta misma mañana porque hay que dar tranquilidad a los alumnos que van a hacer una prueba muy parecida a la anterior PAU", ha explicado el ministro Méndez Vigo en una entrevista en Antena 3 en la que ha insistido en la importancia de dar "certidumbre" a los docentes y a las familias. El titular de Educación tiene previsto reunirse con el presidente de los Rectores, Segundo Píriz, esta mañana, que coincide con la huelga del Sindicato de Estudiantes contra las 'reválidas' de Eso y Bachillerato.

En cuanto a la LOMCE, el ministro ha expresado de nuevo su voluntad de "reformar" el texto legal pero ha insistido en que la tramitación de la proposición de ley aprobada en el Congreso que supondría la derogación de la norma "dejaría en el limbo a 8,2 millones de estudiantes". Ha recordado, asimismo, su compromiso con las comunidades autónomas, con las que se reunirá el lunes en el Conferencia Sectorial, a reformar la LOMCE a través de un decreto ley.

Méndez de Vigo ha reiterado la voluntad del Gobierno de alcanzar un pacto por la educación y se ha mostrado más optimista en cuanto a la posibilidad de lograrlo porque "todos los partidos lo llevaban en su programa electoral". En su opinión, un acuerdo que permitiese garantizar "un sistema educativo de calidad para los próximos quince años sería muy bueno para España".