Baja la preocupación por el paro y la corrupción, aunque siguen como principales problemas

Gente paseando por la calle

nacional

| 07.07.2015 - Actualizado: 16:01 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La opinión de los ciudadanos sobre la situación política y económica ha mejorado ligeramente en el último mes, pese a que una mayoría aplastante (más del 70 por ciento) sigue pensando que el panorama es malo o muy malo, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de junio.

La encuesta, que se realizó entre el 2 y el 12 de junio, unos días después de las elecciones municipales y autonómicas, sigue situando el paro, mencionado por un 78,2 por ciento, y la corrupción -47,1- como las dos principales preocupaciones, aunque en ambos casos caen también en torno a un punto respecto a mayo.

Sube, sin embargo, la preocupación por los políticos y los partidos, que se sitúa en el 20,7 por ciento frente al 18,8 del mes pasado, y se mantiene como el cuarto problema por detrás de los de índole económica.Al hablar de la situación política, bajan más de cinco puntos los que piensan que es mala o muy mala -71,1 frente al 76,5 de mayo-, mientras pasan del 2,9 por ciento al 3,8 quienes creen que es buena o muy buena.

Con la vista puesta en el futuro, también mejora la percepción ciudadana sobre el escenario político, ya que suben más de tres puntos los que consideran que estará mejor dentro de un año -25,8 por ciento-, aunque al mismo tiempo aumentan en casi dos puntos los que creen que estará peor, hasta llegar al 17,3 por ciento.

Similar percepción arroja el barómetro respecto al panorama económico, en el que bajan algo los que opinan que la situación es mala o muy mala -71,5 frente al 72,1 de mayo- y se mantienen estables los que creen que es buena o muy buena -2,6 por ciento-.

En este caso, cuando los ciudadanos son preguntados por el futuro de la economía, caen del 29,3 de mayo al 28,4 por ciento los que dicen que mejorará mientras que suben, del 13,1 al 14,5, quienes piensan que irá a peor.

Sin embargo, cuando se les pregunta por su situación económica personal, son más quienes creen que estarán mejor dentro de un año -23,4 por ciento-, que los que opinan que estarán peor -6,7-, pese a que una importante mayoría que alcanza el 57 por ciento, piensan que estarán igual.

Un dato apuntalado por el hecho de que sólo un 13,6 de los trabajadores ve muy o bastante probable perder su empleo en un año frente a un 77,7 que lo ven poco o nada probable. Los parados son algo más pesimistas, ya que un 53,8 cree poco o nada probable encontrar un puesto de trabajo en los próximos doce meses, en contraste con el 35,7 que ve posible lograr un empleo de aquí a un año.

La lista de problemas apuntados por los ciudadanos no ha arrojado sorpresas en el mes de junio. Así, el paro sigue encabezando la lista de preocupaciones al ser citado por un 78,2 por ciento, porcentaje no obstante menor al 79,4 de mayo.

En segundo lugar se sitúa la corrupción y el fraude, que es mencionada por un 47,1 por ciento de los encuestados, cifra que en mayo era de un 48,6, muy lejos del máximo histórico del 63,8 alcanzado en plena efervescencia por el caso Bárcenas.

Los problemas de índole económico con un 25,4 por ciento -25,1 en mayo- y los políticos y partidos, que suben dos puntos y son citados por el 20,7 por ciento frente al 18,8 del mes pasado, se mantienen en el tercer y cuarto puesto, respectivamente. El quinto es la sanidad, con un 11,2, seguido de los problemas de índole social con un 10,7 y, en séptimo lugar, la educación con un 9,1.

Entre un 1 y un 4 por ciento de ciudadanos citan entre sus problemas la calidad del empleo, los desahucios, la inmigración, y el Gobierno y los partidos políticos concretos. Los nacionalismos, que apenas preocupan a un 1 por ciento de la población, suben cuatro décimas, mientras que la Monarquía pasa de ser citada por el 0,1 al 0,2.

Como siempre el CIS, se interesa también por la opinión de los ciudadanos respecto al modelo territorial, aunque apenas se observan diferencias en las respuestas. Un 19,6 por ciento apuesta por un Estado sin autonomías -20,3 en mayo- mientras que un 9,7 por ciento se muestra partidario de comunidades autónomas como estados independientes frente al 9,6 de la anterior encuesta.

Siguen siendo mayoría los que abogan por un Estado con comunidades autónomas como el actual, un 32,4 por ciento de los españoles.