Más de 30.000 personas dan el último adiós a la Duquesa de Alba en su capilla ardiente

Los restos de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva serán incinerados tras el funeral en la catedral

El ministro de Defensa representará al Gobierno en el funeral de la duquesa

Susana Díaz define a la Duquesa de Alba como "una mujer fuerte" y señala el "cariño" cosechado

El féretro corona el salón Colón bajo lienzos con las imágenes de las tallas de la hermandad de la Macarena

sociedad

| 20.11.2014 - 19:57 h
REDACCIÓN

Más de 30.000 ciudadanos han pasado ya por la capilla ardiente ubicada en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla con el féretro que guarda los restos mortales de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba, XI duquesa de Berwick y catorce veces Grande de España, según fuentes municipales.

La capilla ardiente abría sus puertas este jueves alrededor de las 14,00 horas, después de que llegaran los restos mortales de la Duquesa de Alba desde su residencia sevillana en el Palacio de las Dueñas, donde ha muerto rodeada de su marido Alfonso Díez y sus seis hijos. La capilla cerrará sus puertas a las 22,00 horas y volverá a abrirlas a las 09,00 horas de este viernes.

Mientras tanto, a las puertas del Ayuntamiento no deja de aumentar la cola de ciudadanos que se congregan para subir hasta la capilla ardiente y dar su último adiós a la conocida aristócrata.

El féretro de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva corona así el salón Colón, corazón de la Casa Grande hispalense y lugar habitual de celebración de los actos institucionales y los plenos, cubierto por la bandera de España y la de la Casa de Alba. Descansa además bajo dos lienzos que muestran las tallas de la Hermandad de los Gitanos, a la que la duquesa profesaba una intensa devoción y a la que, de hecho, pertenecía. Los priostres de la hermandad de los Gitanos, además, han instalado en torno al féretro los hachones rematados con cirios usados normalmente durante los cultos de la hermandad.

A ambos lados del féretro, y en respetuoso silencio, los familiares y allegados velan el cadáver, toda vez que los ciudadanos que se están acercando hasta el Ayuntamiento para dar su último adiós a la duquesa y mostrar sus respetos a la familia acceden al salón Colón a través de un pasillo acotado a tal efecto y abandonan el mismo a través del salón Santo Tomás.

PERSONALIDADES DE LA CULTURA Y LA SOCIEDAD LE DAN SU ÚLTIMO ADIÓS

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha definido este jueves a la Duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, como "una mujer fuerte que ha vivido como ha querido" y que a lo largo de su vida se ha "granjeado el cariño" de la ciudadanía gracias a su apego por Andalucía.

Susana Díaz ha visitado en la tarde de este jueves la capilla ardiente instalada en el salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla, con los restos mortales de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba, XI duquesa de Berwick y 14 veces Grande de España.

A la salida del Ayuntamiento, la presidenta de la Junta de Andalucía ha explicado que ha dado el "pésame" a la familia y ha recordado que la Duquesa de Alba fue agraciada con el título de Hija Predilecta de Andalucía.

"Era una mujer fuerte que ha vivido como ha querido y ha disfrutado de Andalucía y de sus costumbres, de tal manera que se ha granjeado el aprecio y el cariño de muchos sevillanos", ha dicho, señalando las más de 10.000 personas que han visitado ya la capilla ardiente con los restos mortales de la aristócrata.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha dicho sobre la duquesa, la cual fue Hija Predilecta de Andalucía en 2006, que "tuvo muchos títulos, pero el más importante fue el de sevillana", una condición que Cayetana siempre se arrogó.

Y esa condición, pese a haber nacido en Madrid, tal y como hoy ha recordado el sacerdote Ignacio Sánchez Dalp, su confesor y amigo, quien ha dicho que siempre tuvo "la espina clavada" de no ser sevillana de nacimiento.

También sus amigos los diseñadores Vittotio y Lucchino han destacado que haya muerto en Sevilla y en su casa de las Dueñas, lo que siempre fue su deseo.

SUS RESTOS SERÁN INCINERADOS MAÑANA

Los restos mortales de la XVIII duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva, fallecida hoy en Sevilla, serán incinerados mañana, tras el funeral que se oficiará en la catedral hispalense, en el cementerio de San Fernando.

Después, sus cenizas serán llevadas por sus familiares a la iglesia del Cristo de los Gitanos, del que era muy devota.

De momento se desconoce si todas las cenizas serán depositadas en el altar mayor de la iglesia, bajo el Cristo de los Gitanos. Fuentes de la Casa de Alba no descartan, según dijeron a Efe, que algunas cenizas puedan ser llevadas al panteón familiar que tienen en el Monasterio de la Inmaculada Concepción, perteneciente a la orden de las Dominicas Recoletas, en Loeches (Madrid).

"Esa es una decisión que corresponde a la familia, no sabemos nada más", advierten las mismas fuentes.

La misa funeral la oficiará a las doce de la mañana en la catedral de Sevilla el cardenal arzobispo emérito hispalense Carlos Amigo Vallejo.

Una hora antes se cerrará la capilla ardiente instalada en el ayuntamiento de Sevilla, desde donde saldrá el cortejo hacia la catedral, distante varios centenares de metros.

Tras las exequias, los resto mortales de la aristócrata serán llevados al cementerio de San Fernando (en la zona norte de Sevilla), donde serán incinerados en la estricta intimidad, según las mismas fuentes.

Después, siempre en la intimidad, las cenizas serán entregadas a la familia, que las llevará directamente a la iglesia del Cristo de los Gitanos, no muy lejana del palacio de las Dueñas, la que fue su residencia sevillana y donde ha fallecido hoy.

Las cenizas se depositarán bajo el Cristo de los Gitanos, en el altar mayor de la capilla de esta hermandad, de la que era muy fervorosa.

El templo de los Gitanos, ubicado en la calle Verónica, en pleno casco antiguo de Sevilla, fue financiado por la duquesa fallecida, desde siempre muy unida a este famoso Cristo sevillano.

Todas las madrugadas del Jueves Santo, cuando sale en procesión por las calles de Sevilla, el Cristo de los Gitanos pasa por delante del palacio de la Dueñas, y, salvo en contadísimas excepciones, la duquesa siempre salía a recibirlo, le colocaba un ramo de flores y se cantaba una saeta. Después proseguía la procesión.

En la iglesia de los Gitanos hay un manto donado por la duquesa fallecida con el escudo del ducado de Alba.

La hermandad del Cristo de los Gitanos, a lo largo de su historia, ha llevado una vida "nómada", alojándose en diferentes iglesias sevillanas, hasta que la duquesa de Alba financió el templo actual.

EL MINISTRO DE DEFENSA REPRESENTARÁ AL GOBIERNO EN EL FUNERAL

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, representará al Gobierno en el funeral de la duquesa de Alba que se celebrará mañana a mediodía en la Catedral de Sevilla, según ha confirmado la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, tras visitar la capilla ardiente en el Ayuntamiento.

Crespo ha trasladado el pésame del Ejecutivo a los familiares de la duquesa de Alba, de la que ha dicho que "ha supuesto la libertad en sí misma" y que, además de ser Hija Predilecta de Andalucía "ha representado como nadie la cultura y la solidaridad en esta tierra", por lo que "hoy había que estar aquí con ella".

Crespo ha agradecido en nombre del Gobierno a Cayetana Fitz-James Stuart y a su familia "todo lo que han hecho por Andalucía" y ha resaltado que su muerte "es una gran pérdida" y que era una mujer "muy querida y muy cercana a la ciudadanía", además de "un estandarte desde el punto de vista cultural".