Más de 200 inmigrantes protagonizan un nuevo asalto masivo de la valla de Melilla

Rajoy considera "imperativo" que la Unión Europea despliegue una política integral de inmigración

Melilla habla de "efecto llamada" ante la falta de medios de la Guardia Civil

Interior envía una unidad antidisturbios de la Guardia Civil para proteger la frontera

sociedad

| 28.02.2014 - 09:51 h
REDACCIÓN

Más de 200 inmigrantes han conseguido acceder a Melilla tras un asalto violento a la valla fronteriza en la que supone la mayor entrada de subsaharianos a la ciudad autónoma desde 2005, que entonces llevaron al Ejército a custodiar el perímetro para evitar las continuas oleadas de inmigrantes. Se trata de la tercera entrada masiva en apenas once días, la quinta de 2014, en las que se calcula que han podido entrar más de 500 personas en total.

Como en otras ocasiones, el asalto se ha producido sobre las 6:00 horas, aprovechando el cambio de turno de la Guardia Civil, y ha estado protagonizado por unos 300 inmigrantes que, según la Delegación del Gobierno, portaban piedras, palos y botellas con los que hacer frente a los agentes.

Dos guardias civiles han resultado heridos, uno con un golpe en la cabeza que le ha propinado un inmigrante con un palo, por lo que ha sido detenido.

Aprovechando la situación, otro grupo de unos cien ha tratado a la carrera de cruzar el paso fronterizo de Beni Enzar, el principal de los cuatro que separan Melilla de Marruecos, que ha tenido que cerrar su verja durante media hora.

La entrada masiva se ha producido tras una intensa noche de vigilancia fronteriza en la que se iba detectando a varios grupos de varios centenares de inmigrantes que parecían aproximarse a la valla y "luego desaparecían", según la Delegación.

El Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, junto con el helicóptero del instituto armado, refuerzo dedicado a la vigilancia en la frontera, ha formado parte del dispositivo anti-intrusión, que se ha visto sometido a la violencia de los inmigrantes, al igual que las fuerzas marroquíes".

UNA ADOLESCENTE CAMERUNESA PRIMERA MUJER EN SALTAR LA VALLA

Tras saltar la valla, los subsaharianos, en grupo, se han dirigido hasta el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), dejándose oír por las calles de Melilla, donde muchos ciudadanos han captado imágenes que luego han subido a las redes sociales.

Ya en el CETI, que está absolutamente desbordado con casi el triple de su capacidad, han recibido una primera asistencia médica, se les ha dado comida y ropa, y han sido inscritos, una novedad que les ha evitado dirigirse hasta la Jefatura Superior de Policía, ya que, en este caso, han sido los agentes de extranjería los que se han desplazado al centro.

Entre los que han logrado entrar estaba una menor camerunesa, que se ha convertido en la primera mujer que consigue saltar la valla de Melilla, que se eleva en la actualidad a seis metros de altura. Aunque había llegado al CETI junto a muchos de sus compatriotas, finalmente ha ingresado en un centro de menores, ya que viajaba sin compañía de familiares y los menores que se quedan en el CETI lo hacen porque en él viven también sus padres.

Los últimos inmigrantes que han entrado hoy, muchos de ellos procedentes de Camerún, pasarán su primera noche en su nuevo "hogar", el CETI, donde se han tenido que volver a instalar cinco tiendas de campaña más donadas por el Ejército y literas para 150 personas.

Las condiciones del centro no son las más óptimas, a pesar del gran esfuerzo de su personal, aunque para aquellos que llevan meses malviviendo en los bosques marroquíes supone un primer paso en su nueva vida.

UNOS 40 ANTIDISTURBIOS DE LA GUARDIA CIVIL REFORZARÁN LA FRONTERA

Como primera medida para hacer frente a la situación, Interior ha anunciado el envío a la ciudad de un módulo de intervención rápida del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, que sale este fin de semana hacia la ciudad, y que se suma a los otros dos que ya están en ella.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en reclamar a la UE más apoyo hacia países que como España son frontera exterior de la Europa comunitaria para hacer frente a la inmigración ilegal, y ha considerado un "imperativo" que se adopte una política integrada en este asunto que ataje "de raíz" los flujos irregulares con diálogo y cooperación con los países de origen y tránsito, y sobre la premisa de que la entrada de "un irregular" por cualquier frontera exterior de la Unión Europea es una entrada en Europa "en su conjunto".

Aunque ha dicho que "no se trata de hacer de Europa una fortaleza", ha abundado en que hay que "atajar" el "problema" de la inmigración irregular "en su raíz", ya que, "la inmigración debe ser una opción y no una obligación para subsistir".

Además, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido a todos prudencia al hablar de inmigración, ya que los mensajes que se están transmitiendo tras lo sucedido en la frontera de Ceuta los "oyen e interpretan" las mafias que trafican con seres humanos.

El Gobierno de Melilla ha achacado la extrema presión migratoria que vive la ciudad al "efecto llamada" que causa la falta de medios con los que cuenta la Guardia Civil para poder repeler los asaltos, ante la recomendación de no usar determinado tipo de material antidisturbios. "Van a seguir entrando cientos y cientos porque la Guardia Civil no tiene elementos suficientes para poder repeler esa invasión de territorio español", ha pronosticado el número dos del Gobierno melillense, quien ha reiterado el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en su labor de custodia de la frontera.

Esta idea la comparte también la Asociación Pro Guardia Civil (Aprogc) que, además, ha arremetido contra aquellos que critican a los agentes sin conocer la realidad del problema.

Los tres grupos de la oposición en la Asamblea melillense, Coalición por Melilla (CPM), PSOE y Populares en Libertad (PPL), han coincidido en apuntar a una falta de implicación total por parte de Marruecos para evitar las entradas masivas de inmigrantes a la ciudad autónoma.

MÁS DE 8.500 INTENTOS DE ENTRADA ILEGAL EN 7 AÑOS

El Ministerio del Interior contabilizó entre los años 2005 y 2012 un total de 8.602 intentos de entrada de inmigrantes por el vallado fronterizo de Ceuta y 20.951 por el de Melilla, según el recuento que elaboran los agentes policiales en las ciudades autónomas. La cifra corresponde al número de individuos interceptados o avistados a uno u otro lado de la valla durante los saltos y, por tanto, es una estimación.

El mayor incremento se registró en el año 2012, cuando las fuerzas policiales contaron 304 individuos en intentos de salto de la valla ceutí (un 11% más) y 3.499 en la melillense, once veces más que durante el periodo anterior. Las cifras correspondientes a 2013 aún están en fase de elaboración, aunque según las fuentes consultadas en las ciudades autónomas, los niveles son "similares" a los del año 2012. En Ceuta, por ejemplo, no se registró ningún 'salto masivo' el año pasado. Este año sólo se ha producido un intento, el de la playa del El Tarajal, que se saldó con la muerte de 15 personas. Las 250 que lo intentaron figurarán en los balances.