Madrid, epicentro de la cultura Bio

El cultivo ecológico se ha incrementado en la Comunidad en un 40% desde 2010

La feria 'Biocultura Madrid 2017' se celebra en un "momento dulce" para el sector

sociedad

| 11.11.2017 - 14:16 h

EUROPA PRESS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La superficie de cultivo ecológico ha experimentado un crecimiento del 40 por ciento en la Comunidad de Madrid desde el año 2010 hasta alcanzar las 10.750 hectáreas, ocupadas sobre todo por cereales, pastos y forrajeras y otros cultivos tradicionales de secano, como olivares y viñas.

La Comunidad de Madrid participa de la tendencia al alza de estos cultivos, que hace veinte años apenas ocupaban 217 hectáreas en la región, según una nota del Ejecutivo autonómico.

Actualmente, España es el primer país europeo y el quinto a nivel mundial en cuanto a superficie dedicada a la agricultura y ganadería ecológica.

El viceconsejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Altozano, ha ofrecido estos datos durante una visita al espacio de la Comunidad de Madrid en Biocultura, dedicado a la promoción de los alimentos ecológicos de la región.

El Gobierno regional participa en la feria de la producción ecológica y el consumo responsable junto con treinta productores madrileños de aceite, miel, carne de vacuno, lácteos, hortalizas, vino, conservas, cerveza, café o chocolate, entre otros.

Además, otros dieciocho productores madrileños muestran sus productos en esta feria internacional que abrió sus puertas el jueves en Ifema, con la previsión de recibir a cerca de 80.000 visitantes.

Altozano ha señalado la importancia de participar en este evento, puesto que los madrileños ya están entre los españoles que más alimentos ecológicos consumen en España, el 13 por ciento del total, con especial demanda de verduras, legumbres, frutas, huevos, leche y derivados, carne, pan y cereales y aceite.

Respecto al número de explotaciones agropecuarias, frente a las cuatro certificadas en 1996 -año de creación del Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad-, hoy operan 276, de las que veintitrés son de ganadería, con más de 4.570 cabezas de ganado (vacuno, caprino, equino y avícola) y 779 colmenas repartidas en cuatro explotaciones apícolas.

En el año 2016, la producción ecológica comercializada por los operadores madrileños alcanzó las 7.780 toneladas, un 28 por ciento más que en el año anterior, y en el presente ejercicio 2017 la estimación es que el valor económico de esta producción alcance los 68 millones de euros.

En total, la región cuenta con 455 operadores certificados por el Comité de Agricultura Ecológica de la Comunidad de Madrid, lo que supone un incremento del 10 por ciento con respecto al año 2016.

A los 276 productores mencionados -agricultores y ganaderos- hay que sumar elaboradores, transformadores y envasadores (122), importadores (32) y comercializadores (25).

La producción primaria destaca por su variedad y amplia distribución por todo el territorio de la Comunidad de Madrid, destacando cereales, olivares y viña en la comarca de Las Vegas, así como la ganadería de carne en Lozoya-Somosierra y Guadarrama.

El cultivo de hortalizas corre a cargo de pequeños productores de toda la región, que encuentran en la venta directa su principal canal comercial.

También destacan, más desde el punto de vista de la calidad que de la cantidad, las producciones de miel y de queso de cabra.

Además, se registra un importante auge de la industria alimentaria transformadora, que crece a un ritmo del 20 por ciento anual por empresas de elaboración de pan y bollería, así como de platos preparados.

La Comunidad de Madrid respalda el segmento ecológico a través de dos líneas de ayudas cofinanciadas con fondos europeos y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En el periodo 2010-2017, se han destinado más de ocho millones de euros, por un lado, para fomentar la agricultura y ganadería ecológica y, por otro, a microempresas, pymes y empresas intermedias para promover las inversiones en la mejora de las condiciones de transformación y comercialización de productos agrarios.