Los Príncipes de Mónaco denuncian a la revista que publicó "rumores" de pareja

sociedad

| 22.07.2011 - 17:21 h
REDACCIÓN
Más sobre: MónacoSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El príncipe Alberto II y su esposa Charlene Wittstock se han querellado contra la revista francesa "L'Express" por difundir "rumores" falsos sobre su presunta crisis de pareja, confirmó hoy el jefe de Gobierno de Mónaco, Michel Roger. A través de un comunicado, Roger aseguró que los Príncipes de Mónaco "han denunciado a 'L'Express' por ofensas a la vida privada y difusión de informaciones y alegaciones falsas desprovistas de todo fundamento".

"Es muy triste" que se hayan publicado "rumores" que considera "todos falsos", agregó Roger en un encuentro con medios locales.

El jefe del Gobierno del Principado hizo esas declaraciones en referencia a las informaciones publicadas el pasado 28 de julio por el semanario, a tres días de la boda, en las que se aseguraba que Charlene Wittstock había ido hasta el aeropuerto de Niza y tratado de tomar un avión para su país, Sudáfrica, después de descubrir nuevas partes oscuras de la vida de Alberto.

Roger explicó que la ya princesa de Mónaco se dirigía sola a Grecia, junto con la delegación del Principado que participaría en los Juegos Olímpicos Especiales, consagrados a los atletas con discapacidad intelectual. "Si hubiéramos publicado rápidamente la foto de Charlene desfilando con toda la delegación, quizá hubiéramos tenido posibilidades de frenar el rumor", agregó.

El supuesto intento de espantada de la novia se debía, según diversos medios locales, a que el príncipe había tenido un tercer hijo, aparte de los dos que ha reconocido a condición de que sus madres renuncien a cualquier pretensión al trono del pequeño Estado.

Una vez casados, los medios de comunicación se hicieron eco de que durante su viaje a Sudáfrica los dos príncipes dormían en hoteles diferentes, algo que el Palacio de Mónaco justificó desde el principio por las obligaciones de Alberto como miembro del Comité Olímpico Internacional.