Los obispos españoles ven ilícita la gestación subrogada

Dicen que "instrumentaliza" a la mujer y "contraviene el orden natural"

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo

sociedad

| 23.02.2017 - 13:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los obispos españoles consideran "no lícita" la gestación subrogada proque "instrumentaliza" a la mujer y al niño y "contraviene el orden natural de la procreación". Además, piden cauces más rápidos aunque con garantías para facilitar la adopción en el caso de los matrimonios que no pueden tener hijos.

"Constituye una explotación de la mujer y también del niño, que se convierte en un objeto de consumo; es una instrumentalización de la mujer", ha afirmado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, durante la rueda de prensa posterior a la 240 reunión de la Comisión Permanente.

Así, los obispos creen que tanto si se paga el servicio de la gestación como si se hace de forma altruista, esta práctica "contraviene el orden natural de la procreación humana". "No se atiende a una anomalía o enfermedad, no se cura la infertilidad, trata de proporcionar un medio alternativo que la Iglesia considera no lícito", ha subrayado.

En cualquier caso, Gil Tamayo ha indicado que acompañan en el dolor a los matrimonios que no pueden tener hijos pero ha insistido en que "los niños y las mujeres no tienen precio" sino "dignidad" y, por tanto, no pueden ser objeto de lo que, a su parecer, es una "mercantilización". "Un hijo no es un derecho ni un deseo sino un don", ha enfatizado.

Por ello, les propone promover la adopción y la acogida frente a la gestación subrogada, a la que se ha referido como "vientres de alquiler" pidiendo no caer en "eufemismos". En concreto, ha pedido que las legislaciones sean "lo suficientemente flexibles y garantistas, por encima de todo, de los derechos del niño" para que las parejas encuentren "cauces adecuados y rápidos" para adoptar.

Además, se ha referido a las "vinculaciones afectivas" que se generan entre la madre gestante y el niño gestado y los "problemas de identidad a los que se enfrentará dicho niño" ya que, según ha advertido, estas personas, aunque con la misma dignidad que todas, "siempre serán fruto de una transacción, mediando dinero en la mayoría de los casos o de una instrumentalización al servicio de un derecho falso".

Policía y G.Civil trabajan con maltratad