Los Obispos confían en las instituciones y en una gobernabilidad estable y duradera

Gil Tamayo

sociedad

| 25.02.2016 - 12:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general de la Conferencia Episcopal (CEE), José María Gil Tamayo, ha expresado la preocupación de los obispos por el actual escenario político, al mismo tiempo que ha trasladado su confianza en los actores políticos para "poner en marcha una gobernabilidad estable y duradera".

En rueda de prensa tras la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, Gil Tamayo ha explicado que la actual situación política ha centrado parte de este encuentro de los obispos "que pisan tierra" y han reflexionado sobre la realidad que vive el país.En este sentido, ha trasladado su deseo de entendimiento para el pueblo y los gobernantes.

"Que haya diálogo, que haya búsqueda de espacios comunes, que haya recuperación del interés general", ha subrayado el portavoz de la Conferencia Episcopal."Y que se atienda a las necesidades de los ciudadanos, sobretodo en el ámbito del desempleo, especialmente el juvenil, y de tantas carencias que exigen una puesta en marcha de una gobernabilidad estable y duradera", ha incidido.

Los obispos han manifestado su deseo de "concordia" entre los españoles y que haya un clima democrático de respeto y de buen entendimiento, valores que consideran una de las "herencias más valiosas" de la transición democrática y que piden recuperar.

Preguntado por el pacto entre el PSOE y Ciudadanos, Gil Tamayo ha dicho que hay que esperar a que "las cosas se sedimenten para hacer juicios más certeros" y no basarse en "hipótesis" y ha indicado que la Iglesia no entra en juicios sobre las opciones políticas que están ahora en el tablero.

Ante una posible convocatoria de elecciones, el portavoz de la Conferencia Episcopal ha querido transmitir su confianza en que los actores políticos tendrán los resortes suficientes para conducir este camino a una estabilidad y gobernabilidad. Espera, además, que esto ocurra en un espacio breve de tiempo porque "hay bienes que están muy supeditados a un acuerdo compartido".

Sobre la revisión de los acuerdos entre la Iglesia católica y el Estado que contempla el pacto PSOE-Ciudadanos, Gil Tamayo ha admitido que las leyes y los acuerdos no son eternos, pero ha subrayado que éstos fijaron un marco de convivencia que ha dado buenos resultados y que ahora son de uso compartido por el resto de confesiones religiosas que tienen acuerdos con el Estado.

En cuanto a la propuesta de eliminar la asignatura de religión, Gil Tamayo ha dicho que cada año, el 70 por ciento de los padres eligen esta materia para que sus hijos la estudien, lo que supone un "referéndum sobre lo que piensa el pueblo" y ha pedido un gran pacto de educación que permita salir de la "alternancia según las tonalidades ideológicas de los Gobiernos de turno".

"No sólo es necesaria la estabilidad económica, sino también la educativa", ha apuntado. Ha defendido también a la escuela concertada, que supone un ahorro anual al estado de 2.850 millones de euros y da trabajo a 123.000 personas, entre ellas unos 100.000 profesores, además de "hacer factible" el derecho de los padres a la educación de sus hijos.

En cuanto a la crisis de los refugiados, ha pedido a Europa que no se repliegue en el egoísmo ante unas personas que huyen de la guerra y la carencia de los principales derechos. "Europa se construye no sólo sobre el euro y la economía, sino sobre valores", ha advertido.

Preguntado por las declaraciones del papa sobre el uso del preservativo para evitar la transmisión del virus del Zika en embarazadas, el portavoz de la Conferencia Episcopal ha mostrado su apoyo a estas palabras. "Se trata de una alternativa al aborto" y se debe entender en ese contexto, ha aclarado.

En cuanto al caso de abusos sexuales en un colegio de los Maristas en Barcelona, ha reiterado el mensaje de la Iglesia de "tolerancia cero" contra este tipo de situaciones, colaboración absoluta con la justicia, cercanía a las víctimas, respeto exquisito a la presunción de inocencia y prevención.