Los mayores no quieren vivir en casa de los hijos si necesitan ayuda

Cuatro de cada diez personas preferirían ser atendidas en su propio hogar por la familia y servicios profesionales

Elena del Barrio: "Las residencias buscan un cambio de modelo para parecer un hogar"

En el futuro descenderán los cuidados de familiares y aumentarán los de amigos, vecinos y voluntarios

La actriz Concha Velasco amadrina un concurso para elegir al "abuelo del año"

sociedad

| 02.06.2016 - 15:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

De mayores nos gustaría recibir ayuda y atención en casa, sólo una pequeña minoría afirma que se iría a vivir con los hijos. Cuatro de cada diez personas preferirían ser atendidas en su propio hogar por la familia y servicios profesionales públicos y privados si fueran dependientes, mientras que tan solo a un 4,5% les gustaría vivir en casa de algún hijo si necesitasen ayuda.

Las personas mayores ya no quieren vivir con sus hijos. Aquel conocido refrán de "Vive con tus padres hasta que puedas vivir de tus hijos" parece que ha perdido validez. Un informe de la Obra Social La Caixa muestra un importante cambio de tendencia en el cuidado de nuestros mayores

Solo el 4,5% se iría a vivir con sus hijos frente a un 42% que desea permanecer en su propia casa, lo que indica que los mayores ya no quieren vivir en casa de sus hijos y prefieren pasar la vejez en su propio hogar.

Los encuestados, de toda España, se concentran en Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana. Un 66,8% de los no profesionales están jubilados, prejubilados o son pensionistas. Lo que más les inquieta a los encuestados, en caso de convertirse en dependientes, es la pérdida de autonomía (34,2%) y ser una "carga" para los demás (27,5%), además de no poder decidir sobre la propia vida (15,9%).

Si necesitasen apoyo afectivo, la familia es la preferida por el 87%, seguida por personas voluntarias (78,2%) y los amigos y vecinos (72,3%). Entre 0 y 10, la familia obtiene 8,6 puntos y los servicios profesionales públicos y privados 8,1 como preferencias de atención en caso de llegar a ser dependiente. A la cola figuran las personas voluntarias (6,4 de media) y los amigos y vecinos (5,4), si bien los encuestados de menor edad les otorgan más puntos que los mayores.

CONFIANZA EN LOS SERVICIOS SOCIALES

También la mayoría (74,6%) opta por la familia para las tareas domésticas, seguida de cerca por los profesionales (70%), y a cierta distancia por los voluntarios (55,5%) y, después, amigos y vecinos (29,8%). Los parientes más próximos son también los preferidos (85,7%) para trámites y gestiones. No obstante, para el cuidado personal y las tareas domésticas, los encuestados profesionales defienden en mayor medida que se ocupen de ellos los servicios públicos o privados.

En relación con una posible situación de dependencia en la vejez, el 62,9% de todos los encuestados se ha planteado informarse sobre los servicios y recursos disponibles, y el 54,6% ha pensado hablarlo con la familia. Para el buen cuidado de un dependiente, el 30,9% creen que es necesario tiempo; el 26,7%, contar con apoyos y servicios profesionales, y el 22,8%, tener formación.

LOS QUE ATIENDEN A PADRES Y SUEGROS

Entre los que atienden a un familiar, se trata de padres o suegros en la mitad de los casos. Un 16,3% ha reducido jornada laboral o ha dejado de trabajar, especialmente, las personas de entre 35 y 54 años, denominadas generación sándwich, pues tienen que cuidar tanto de los hijos como de los padres de edad avanzada. Para la mayoría de las personas cuidadoras, esto les aporta sentimientos positivos como un beneficio emocional, pero a costa del tiempo de ocio en la mitad de los casos.

El estudio apunta que, en el futuro, parece que descenderán los cuidados a cargo de familiares y aumentarán los proporcionados por otros actores, como amigos, vecinos y voluntarios. La atención familiar se ha basado fundamentalmente en la mujer, que se ha incorporado masivamente al mercado laboral en las generaciones más recientes.

CAMBIO DE MENTALIDAD

Y sobre este tema conversamos en Telemadrid con Elena del Barrio, socióloga y responsable de la línea de Investigación de Matía Instituto Gerontológico, quien analiza por qué se ha producido este cambio de mentalidad.

A su juicio, se adapta a la tendencia sociodemográfica actual. “La mujer que tradicionalmente tenía el papel de cuidadora en la familia, se ha incorporado al mundo laboral –explica- los mayores no quieren ser una carga y en las familias ya no hay tanta disponibilidad para cuidarles”

Además de su propio hogar, el segundo lugar que elegirían los mayores para vivir es una residencia. Del Barrio cree que las residencias no han dejado aún de estar mal vistas, pero “sí hay un cambio de modelo ya que lo que se busca es más parecidas a un hogar y no una mezcla de hospital-hotel, como estaban concebidas hasta ahora”.

Otro colectivo que precisa una atención especial es el de las personas con discapacidad intelectual. Sobre el impacto que tiene el envejecimiento en esta población, dice Del Barrio que se multiplican.

MUCHOS ABUELOS SON EL SOSTÉN ECONÓMICO DE LOS HIJOS

Además de experiencia, sabiduría y cariño, con la crisis, muchos abuelos se han convertido en el sostén económico de hijos y nietos.

Más del 44% de los mayores de 64 años viven esa situación. Hoy se les ha rendido un homenaje que ha contado con la presencia de la actriz Concha Velasco quien ha amadrinado la campaña "El abuelo del año".

Se trata de un concurso para elegir al mejor abuelo y en el que se puede parcicipar enviando videos. En España hay más de 8 millones de personas mayores de 64 años.