Los madrileños son los que más satisfechos están con sus trabajos

Los desvela el Informe Workmonitor de Randstad

(archivo)

sociedad

| 23.01.2012 - 13:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los madrileños son, junto a cántabros y navarros, los que mes satisfechos están con sus trabajos, según desvela el Informe Workmonitor de Randstad que se elabora trimestralmente a nivel internacional sobre las expectativas laborales de los trabajadores a través de una muestra total de 13.967 entrevistas.

La situación de los madrileños dista bastante de la media nacional, en la que un 63 por ciento de los trabajadores españoles se siente satisfecho con su actual empleo. Este dato --que se sitúa cinco puntos por debajo de la media europea (68 por ciento)-- ha descendido un 2 por ciento respecto al año pasado, lo que no implica un cambio sustancial.

En cuanto a la percepción que tienen los españoles en materia de satisfacción laboral, el Informe Workmonitor también detecta diferencias en función de la procedencia. Riojanos (75 por ciento), extremeños (74 por ciento) y manchegos (73 por ciento) son los trabajadores más felices con su empleo.

Tras ellos se sitúan los andaluces (73 por ciento), murcianos (71 por ciento) y asturianos (70 por ciento). En el lado contrario, los cántabros (53 por ciento) son los menos satisfechos, seguidos por los madrileños (64 por ciento) y los navarros (65 por ciento). Tras ellos se sitúan castellano-leoneses (65 por ciento), aragoneses (66 por ciento) y baleares (68 por ciento).

Asimismo, la tasa de paro (22,9 por ciento) ha modificado pautas de comportamiento y provocado que la seguridad laboral se haya convertido en el aspecto más determinante a la hora de elegir una compañía, según el II Informe Employer Branding de Randstad, el cual entrevistó a más de 7.000 personas con o sin trabajo de entre 18 y 65 años de edad.

Pero no son los únicos motivos que explican el grado de satisfacción actual. Por un lado, el miedo a perder el empleo y por otro el hecho de que más de la mitad de los españoles no crea que pueda encontrar un trabajo similar al actual se convierten en factores decisivos a la hora de explicar este fenómeno, lo cual les lleva a plantear con más fuerza la hipótesis de desarrollar su carrera dentro de su actual empresa.

No obstante, si se compara con el anterior trimestre, el descenso fue del 9 por ciento. El motivo, según Randstad, es evidente: coincide con los meses estivales, cuando la felicidad de los trabajadores es mayor durante las vacaciones ya que aprovechan el tiempo de ocio junto a su familia y amigos y desconectan de la rutina diaria.

En el caso concreto de España, el Informe Workmonitor de Randstad también profundiza en el análisis, ya que encuentra diferencias. En materia de educación los profesionales con formación universitaria presentan los datos más altos de satisfacción (68 por ciento) frente al 59 por ciento de aquellos que tienen un nivel medio de estudios y un 55 por ciento de los los que tienen un nivel formativo bajo.

De hecho, es en los trabajadores de baja cualificación donde se registra el mayor descenso en los últimos doce meses, ya que pasa de liderar este ranking, con un 67 por ciento, en 2011 al 55 por ciento actual. El principal factor que explica este resultado tiene que ver con el hecho de que a mayor nivel formativo más posibilidades de acceder a mejores empleos y a oportunidades de ascensos o promociones.

La edad también se convierte en un elemento de discrepancia. Los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más felices con su empleo (70 por ciento), mientras que en el lado contrario se sitúan los profesionales que se encuentran más cerca de la edad de jubilación, es decir, los que están en la horquilla que va de los 55 a los 64 años de edad (50 por ciento).

Los más jóvenes están más satisfechos por tratarse en su mayoría no sólo del primer empleo, sino también por la dificultad que están encontrando para acceder al mundo laboral, puesto que la tasa de paro juvenil en el segundo semestre de 2011 llegó al 46,12 por ciento, según la EPA (Encuesta de Población Activa).

Por su parte, los mayores son los más insatisfechos porque se han encontrado en los últimos años con una situación distinta a la esperada, lo que en muchos casos ha provocado cambios en algunos roles y la falta de formación en algunos puestos determinados.

En esta línea, el Informe Workmonitor, por lo tanto, presenta un retrato robot del perfil del trabajador feliz en España y presenta a una persona de entre 18 y 24 años de edad y con una formación universitaria.

Donde no hay diferencias es entre mujeres (63 por ciento) y hombres (63 por ciento), pero sí un mayor descenso en los varones durante el último año, ya que hace doce meses estaba en el 67 por ciento, es decir, ha caído un 4 por ciento su nivel de felicidad.

En cuanto al resto de países europeos, destaca el dato de Noruega (79 por ciento), Dinamarca (78 por ciento) y Holanda (76 por ciento), cuyos profesionales son los más felices del continente en su actual puesto de trabajo. En el lado contrario se sitúan, Hungría (54 por ciento), Grecia (59 por ciento) y Eslovaquia (60 por ciento).

En este sentido, españoles y griegos se mueven en una horquilla de cuatro puntos porcentuales, lo cual se puede explicar en parte por las cifras de paro que presentan, de un 22,9 por ciento y un 18,8 por ciento, respectivamente, según datos facilitados por Eurostat. En el caso concreto del país heleno se ha registrado además la subida más fuerte del continente, ya que ha pasado del 13,3 por ciento al 18,8 por ciento actual.