Los intentos de fraude a las aseguradoras el último año han crecido un 30% por culpa de la crisis

El 75 % del fraude a las aseguradoras se produjo el año pasado en el sector de automóvil

En España, al menos 2 de cada 100 siniestros declarados son una estafa

sociedad

| 13.07.2011 - 13:40 h

Javier Pequeño

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Con la crisis, se disparan las estafas a las compañías aseguradoras, un 30 por ciento. Según el sector del seguro, se combate el fraude utilizando, incluso, a detectives privados. Los conductores españoles pagan, de hecho, un 10 por ciento más en su seguro del coche por culpa de los fraudes.

El coste que supone para el sector asegurador español el fraude en el ramo de automóviles alcanza los 780 millones de euros anuales, según un estudio elaborado por Línea Directa, en el que se añade que en España, al menos dos de cada cien siniestros declarados son una estafa.

El informe presentado hoy se ha elaborado mediante el estudio de 23.000 casos de fraude en el seguro de automóviles que fueron registrados en los dos últimos años, de una cartera de casi 1,7 millones de clientes. Según se indica en el informe, del total del fraude detectado el año pasado en el sector del seguro, el 75,3 % correspondió al automóvil.

En concreto, los intentos de estafa en España en el ramo del automóvil se incrementaron el 30 % en el último año, ya que en total alcanzaron los 13.288, frente a los 9.632 de 2009. Este aumento es consecuencia de la crisis, el paro y el alza de los impagos, según explicó el director de Gobierno Corporativo de Línea Directa, Francisco Valencia, quien añadió que el fraude no es solo un delito contra las aseguradoras, también contra los clientes, a los que les supone pagar un 10 % más en sus primas.

Como ejemplo, Valencia dijo que para un seguro a terceros -el más común en tiempo de crisis- un conductor paga una prima media de 230 euros, de los que 25 euros corresponderían a los costes por fraude. Además, según estimó Valencia, es coste total que supone para el sector asegurador el fraude de automóviles en España -780 millones- equivaldría al dinero que prevé recaudar el Gobierno con el impuesto del tabaco.

Por tipología, el 95 % de las estafas correspondería al seguro de coches, y el 5 % restantes al de motos. Los colectivos que se han visto más afectados por la crisis son además los que más defraudan.

Así, los que más engañaron fueron los jóvenes menores de 26 años, el 38,5 %, seguidos de las empresas, sobre todo pymes con flotas pequeñas, el 28,2 % y los mayores de 26 años, el 23,2 %.

Por tipología, los daños materiales son más frecuentes que los corporales, que alcanzan solo el 3,9 % del total, aunque su coste medio es mucho mayor. El fraude más generalizado correspondiente a los daños materiales es declarar daños ajenos al siniestro, y la simulación de una lesión y agravar sus síntomas, es el más común de los corporales.

Por provincias, Granada, con el 3,09 %, es donde se registran más fraudes, seguida de Ciudad Real, el 2,86 % y Málaga, el 2,8 %. Por el contrario, Ávila es la región que tiene los índices más bajos (0,19 %), seguida de La Rioja (1,46 %) y Albacete (1,49 %). Estos datos se han elaborado teniendo en cuenta todos los casos de fraude que se han registrado en la región en los últimos dos años y el total de siniestros declarados y la frecuencia de fraude en cada provincia.

Durante la presentación del informe, Valencia indicó que no obstante, lo que más preocupa a las compañías aseguradoras es el fraude organizado, que se llevan a cabo en colaboración con talleres, médicos, abogados o proveedores. Aunque el número de partes de fraude en estos casos son menores, la cuantía estafada es mayor, señaló Valencia, quien demandó tanto a la patronal aseguradora UNESPA como a la Administración, una mayor actuación y más rápida en este sentido.