Los expertos alertan sobre el exceso de juguetes por Reyes

Los juguetes tradicionales como patinetes, futbolines, pelotas, muñecas o juegos de plastelina siguen siendo los que más regalan los Reyes Magos

sociedad

| 03.01.2017 - 14:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los juguetes preferidos por los niños son los que hacen alusión a sus series de dibujos en la televisión, o a los personajes de película. Triunfan también los tecnológicos, es decir los videojuegos, pero también es verdad que, frente a las novedades de cada año, resisten, temporada tras temporada, los tradicionales. Juguetes que en algún caso proceden de la época medieval.

Los juguetes tradicionales como patinetes, futbolines, pelotas, muñecas lloronas o juegos de plastelina siguen siendo los que más regalan los Reyes Magos. Entre los juguetes más promocionados por las grandes compañías licenciatarias, el liderazgo se reparte este año entre los muñecos de la serie de dibujos animados "La Patrulla Canina" y los nuevos héroes del transporte "Super Wings", que vive aventuras descubriendo nuevos lugares y aprendiendo nuevas palabras de diferentes idiomas

Los niños de hoy consumen los juguetes “tradicionales” hasta los 10 años, mientras que antes el consumo se extendía hasta los 12.

Futuristas o medievales, el caso es psicólogos infantiles y pedagogos proponen la ley de los 5 regalos, para aplicar ahora que todavía está pendiente la llegada de los Reyes Magos.

Carmen Serrano, directora pedagógica del Colegio Balder de las Rozas, explica en una entrevista con Telemadrid, en qué consiste esta “ley de los 5 regalos” y cómo un exceso de regalos produce sobre estimulación. Opina que en ese caso los niños están tan desbordados y alterados que no se concentran en ningún juguete.

"Menos es más" es la frase utilizada por los expertos consultados por Efe para animar a los padres a evitar el exceso de regalos en el Día de Reyes con el objetivo de que los más pequeños aprendan a valorarlos y puedan disfrutarlos plenamente.

En esta campaña navideña, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes espera recuperar las cifras de ventas anteriores a la crisis económica y alcanzar en 2016 un crecimiento del 7 por ciento con respecto a 2015.

Los juguetes estrella son las muñecas que aprenden a hablar con los niños, los juegos de mesa, las mascotas interactivas, los vehículos montables y los corre-pasillos para niños de cero a tres años, según los fabricantes.

"Nos pasamos en la cantidad de regalos, en los entornos familiares amplios de abuelos, tíos y primos y no pensamos demasiado en la calidad", afirma la coach y consultora Noelia López-Cheda, quien invita a reflexionar sobre lo que los niños pueden necesitar por su edad y no dejarse llevar por lo bien que quedará un gran número de paquetes.

Antes de apostar por los videojuegos, que lo único que hacen es "alterar la cabeza", López-Cheda recomienda los juegos que les permitan interactuar y compartir el tiempo con otras personas.

"Deberíamos tener en cuenta que, en general, los adultos tenemos una capacidad extraordinaria para adaptarnos rápidamente a lo que tenemos alrededor. Dejamos de sorprendernos con mucha velocidad. Anhelamos algo, pero en cuanto lo conseguimos nos acostumbramos muy rápido y los niños, muchísimo más", explica.

Para evitar que la emoción les dure apenas unos segundos, la consultora plantea que "haya menos regalos para que los valoren más". El número adecuado de regalos, en su opinión, dependerá del sentido común de cada familia, de las personas que intervengan, de su significado, de su valor sentimental o del esfuerzo que hayan supuesto.

El psicólogo Alberto Soler coincide en señalar que, "a veces, los niños se juntan con tantos regalos que acaban saturados, no saben a qué atender y cada regalo adicional lo que hace es devaluar el resto".

Soler subraya que el exceso les impide disfrutar verdaderamente de nada porque no pueden prestar atención a todo y tienen que dejar de lado algunas cosas. Por ello, destaca, "lo importante es que haya coordinación en la familia, que haya comunicación, que haya una negociación y que haya un acuerdo sobre quién hace qué tipo de regalos para evitar la saturación".

Además de juguetes u objetos para llevar al colegio, se pueden regalar experiencias, sensaciones y planes, como entradas para un espectáculo o una merienda con los tíos o los abuelos, sugiere Soler.

Para los más pequeños, aconseja los juegos de construcción o los puzzles, porque estimulan su creatividad, y aboga por introducir lo más tarde posible los juegos electrónicos o informáticos.

En el caso de los adolescentes, indica, cuando se trata del primer dispositivo tecnológico, "nunca jamás se debe regalar sin que venga acompañado de un contrato con los padres, en el cual se estipule cuándo se puede utilizar, bajo qué condiciones y en qué momento se puede llegar a perder temporal o definitivamente el derecho de uso de ese dispositivo".

"No pasa nada porque un niño tarde un poco más que sus amigos en tener un teléfono o una 'tablet'. No se va a traumatizar y quizás va a aprender a disfrutar de otras cosas", remarca el psicólogo.

Ambos consideran que un libro es un regalo "fantástico" porque "hay mil opciones, favorece el desarrollo de la imaginación y la adquisición de velocidad lectora". En el caso de los niños más pequeños que no saben leer, un libro implica compartir tiempo con sus padres, con sus abuelos o con otros familiares.

1 ComentariosEscribe tu comentario¿Quieres participar?
(If you're a human, don't change the following field)
Your first name.
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
3 + 12 =
Para prevenir spam automático, por favor, resuelve esta pregunta de matemáticas.