Los ediles de Rasquera dimitirán si la población no apoya la plantación del cannabis

La consulta popular se celebrará el próximo día 10 de abril

Cannabis (Cannabis)

sociedad

| 18.03.2012 - 17:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El equipo de gobierno municipal de Rasquera (Tarragona) dimitirá si la población de esta pequeña localidad no apoya la plantación de cannabis en una consulta popular que se celebrará el próximo día 10 de abril.

La plantación serviría para el autoconsumo de los socios de la Asociación Barcelonesa Cannábica de Autoconsumo (ABCDA) y ocuparía siete hectáreas de terrenos del municipio.

El alcalde de Rasquera, Bernat Pallisa, ha anunciado que el equipo de gobierno dimitirá en pleno si gana el "no" en el referéndum vinculante, en una rueda de prensa en la que ha considerado que las presiones políticas que ha recibido el consistorio por su apuesta por la plantación de cannabis "no nos sirven" y no van a influir en la decisión final del Ayuntamiento.

Pellisa, que ha reiterado su compromiso político y personal con el proyecto, ha asegurado que el Ayuntamiento se tomará la consulta popular como "una moción de confianza hacia el equipo de gobierno" que en las últimas semanas ha cerrado filas en torno a este proyecto que supondría, según la Casa Consistorial, 40 puestos de trabajo directos e indirectos y recibir 1,3 millones de euros en dos años.

Según palabras del alcalde, "si no se aprueba este proyecto no tiene sentido que el gobierno municipal siga al frente de Rasquera".

Pellisa ha puntualizado que esta iniciativa demuestra la voluntad del equipo de gobierno de "salir adelante" a través de iniciativas "coherentes" con los ideales políticos que se han intentado impulsar desde el ayuntamiento en los últimos tiempos.

El alcalde, que esta semana dejó la militancia de ERC para, según él, no politizar el asunto, ha reconocido que la dimisión del equipo de gobierno sería "una decisión drástica", aunque también ha dicho que tiene "la percepción" que los ciudadanos votaran a favor de esta iniciativa que, tal como anunció el Ayuntamiento, sólo se aprobaría con más de un 75 % de votos a favor.

Pellisa ha asegurado no sentirse sujeto ni a presiones políticas ni judiciales, ya que entiende que la fiscalía de Tarragona no encontrará motivos "suficientes" para prohibir este proyecto.

El alcalde ha insistido en que este proyecto es el único que puede salvarlos del endeudamiento y de "fractura social" que, según él, "el municipio vive desde hace treinta años".

El consistorio ha valorado que la repercusión que ha tenido en todo el mundo el anuncio sobre la instalación en terrenos del pueblo de la plantación de cannabis ha sido tan elevada como si se hubiesen invertido 2,4 millones de euros en publicidad.

Por ello, el equipo de gobierno municipal ha procedido a registrar la marca Rasquera para evitar que otros se beneficien del nombre de su pueblo.

Hasta ahora, la economía de Rasquera se basaba en los cultivos agrícolas, principalmente olivo y almendro, y, a distancia, la viña, aunque han ido disminuyendo sensiblemente su extensión desde los primeros años de la década de los 90.

Por el contrario, se ha incrementado el cultivo de cerezos y melocotoneros.