Los centros de cría del lince ibérico establecen 23 parejas reproductoras

Lince Ibérico (Lince Ibérico)

sociedad

| 25.11.2017 - 10:16 h

EFE

Más sobre: linceSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2018 ha establecido un total de 23 parejas, igual que los dos últimos años, repartidas en los cinco centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

Del total de las parejas, 5 de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla (Cáceres); 6 en El Acebuche (Huelva); 1 en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz); 6 en La Olivilla (Jaén); y 5 en el centro de Silves (Portugal), han informado los técnicos del Programa de Conservación Ex-situ a través de las redes sociales.

A este número habría que sumarle 1 o 2 hembras en el CNRLI de Silves (Portugal), con las que se va a intentar esta temporada reproductora su inseminación artificial, "con el objetivo de seguir aprendiendo con esta técnica de reproducción", han señalado los técnicos.

El número de parejas reproductoras se establece en virtud del espacio disponible en cada uno de los centros de cría y una vez proyectadas las liberaciones de ejemplares a través de los diferentes programas de reintroducción.

Así, los centros de cría trabajan actualmente en la socialización de aquellos ejemplares a emparejar, con el objetivo que a finales de año estén todas las parejas establecidas, debido a que el celo de estos animales se suele producir durante los meses de enero y febrero, con la bajada fuerte de las temperaturas.

La socialización previa de los ejemplares a emparejar es muy importante antes de realizar su unión, con el objeto de minimizar posibles peleas cuando ambos ejemplares compartan campeo, por lo que es esencial en estas semanas un trabajo coordinado entre videovigilantes, cuidadores y veterinarios.