El alumno agresor tenía una lista de profesores y compañeros del instituto

El alumno agresor pudo tener un brote psicótico y no consta mala conducta

Los dos alumnos del Instituto Joan Fuster heridos reciben el alta del Hospital Sant Pau

El profesor que desarmó al alumno dice lo hizo "hablando"

Los centros catalanes guardan silencio por la muerte del profesor

sociedad

| 21.04.2015 - Actualizado: 23:46 h
REDACCIÓN

El estudiante de segundo de ESO que mató a un profesor e hirió a cuatro personas tenía una lista con nombres de docentes y compañeros y un plano que podría ser del centro, así como ballestas caseras y escopetas de juguete, han informado a Efe fuentes cercanas al caso.

Mientras, los dos menores que este lunes resultaron heridos tras la agresión de un alumno de 13 años que agredió mortalmente a un profesor en el Instituto Joan Fuster de Barcelona han recibido el alta del Hospital Sant Pau de Barcelona, donde estaban ingresados.

Los Mossos d'Esquadra están analizando las pertenencias incautadas al menor, tanto en la mochila que llevaba encima cuando cometió el crimen como los objetos intervenidos en la entrada y registro de su domicilio familiar, que los agentes inspeccionaron junto a una comitiva judicial.

Según las fuentes consultadas, entre las pertenencias intervenidas al menor figura un manuscrito con nombres de profesores y estudiantes del instituto Joan Fuster de Barcelona, documento que los Mossos d'Esquadra están analizando para averiguar si podría ser una relación de potenciales objetivos.

Además, en el registro de su domicilio familiar, los Mossos se incautaron en la habitación del menor de otros documentos personales, que podrían ser de utilidad para averiguar las motivaciones que le llevaron a asaltar el instituto.Entre esos documentos incautados figuran dibujos y manuscritos, entre ellos un plano que se está analizando si podría ser del centro educativo que asaltó, han informado las mismas fuentes.

En el domicilio se encontraron también dos ballestas caseras, que el menor supuestamente habría fabricado artesanalmente, y dos escopetas de juguete.

El menor irrumpió ayer por la mañana en su instituto, armado con una ballesta y un machete -con el que apuñaló mortalmente al profesor-, y en el interior de la mochila que llevaba la policía le encontró un pico de escalada y un cóctel molotov preparado en una botella de cerveza, que intentó montar sin llegar a hacerlo.

Además de las pertenencias del menor, la policía se incautó de los ordenadores de su domicilio familiar, que también están siendo analizados para hacer un seguimiento de las páginas de internet que el menor había visitado, entre ellas webs sobre confección de armas y otros artefactos, así como de su perfil en las redes sociales.

El menor, que no tiene responsabilidad penal por tener 13 años, estaba siendo objeto de un seguimiento académico porque su rendimiento había disminuido en las últimas semanas y, además, sus padres estaban pendientes de una reunión con los responsables de la escuela en los próximos días para calibrar su evolución.

Una vez estén elaborados los informes policiales con el análisis del material incautado, el juez instructor podría archivar el caso, por tratarse de un menor inimputable, si comprueba que no hay otras personas que pudieran ser responsables de la tragedia.

EL ALUMNO AGRESOR PUDO TENER UN BROTE PSICÓTICO

La consellera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha explicado que el alumno de 13 años del instituto Joan Fuster de Barcelona que presuntamente ha matado este lunes a un profesor pudo sufrir un brote psicótico según las primeras indicaciones de los expertos, y que no había "ninguna pista extraordinaria" por mala conducta de este estudiante.

En rueda de prensa este lunes por la tarde tras visitar a la profesora y a los dos alumnos heridos en el Hospital de Sant Pau, Rigau ha afirmado que se trata de un "comportamiento patológico de un alumno que llega con una misión enfermiza y actúa sin ninguna reflexión previa".

Ha expresado también el pésame a la familia del profesor de Ciencias Sociales de Lleida A.M.O., de 35 años, que había llegado al centro hacía una semana para hacer una sustitución, y ha añadido que "es un día de luto para la escuela catalana y para el país".

EL PROFESOR QUE DESARMÓ AL ALUMNO DICE QUE LO HIZO "HABLANDO"

El profesor de Educación Física David Jurado consiguió calmar y desarmar al alumno que había agredido mortalmente a otro docente y herido a cuatro personas más en el instituto Joan Fuster, de Barcelona, "hablando, sólo hablando", según ha rememorado hoy en declaraciones a los periodistas.

"Mi objetivo era que ningún alumno saliera herido", ha indicad el profesor, que ha alabado la "entereza" de los escolares del instituto, que le explicaron mientras subía a la planta en la que se encontraba el agresor lo que había sucedido.

Jurado consiguió conectar con el niño de trece años "hablando, solo hablando, porque fuera del brote (psicótico) es un alumno fantástico", ha indicado.

Una situación tan trágica como la que sucedió ayer en el Joan Fuster "no se puede prevenir", ha opinado hoy el docente, que ha considerado que las soluciones a este tipo de agresiones en las aulas no se deben buscar "con más normas, sino con una sociedad más humana. Más humanidad y menos normas", ha pedido.

El joven agresor no había dado ningún síntoma, ha indicado el profesor de Educación Física, que tenía en su clase al niño."A veces, los adolescentes acumulan tensiones y, si se junta con un brote, se da la tormenta perfecta, se junta todo", ha argumentado.

David Jurado se encontraba en el patio preparando una de sus clases cuando vio que comenzaban a llegar alumnos desorientados y nerviosos y sonó la alarma del instituto.

Entonces se dirigió corriendo al interior del centro y, en el primer piso, vio sangre y escenas de pánico en el pasillo, con niños gritando, cuando vio al agresor con un cuchillo en la mano y lo reconoció por su chaqueta. Volvió al gimnasio y cogió un palo, para subir de nuevo al primer piso, donde algunos alumnos le orientaron hacia dónde había ido el joven.

Lo encontró en un aula con un cuchillo, una ballesta y una mochila y manipulando una botella para hacer, supuestamente, un cóctel molotov. "Solo hablando" consiguió Jurado calmar al niño, que sigue ingresado en el Hospital de Sant Joan de Déu.