Los bomberos de Mijas graban la persecución de una conductora kamikaze en la A-7

La kamikaze circuló ebria en sentido contrario durante varios kilómetros en la autovía malagueña

La Guardia Civil la detuvo e intervino cocaina, extasis y marihuana

sociedad

| 04.01.2012 - 15:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Espectacular y dramática persecución de una conductora kamikaze en Mijas, Málaga. Una dotación de bomberos detectó en la A-7 un turismo de gran potencia que circulaba en sentido contrario por la autovía. Los bomberos alertaron a la Guardia Civil y siguieron durante varios kilómetros a la conductora suicida. Una persecución que pudieron grabar en vídeo.

Madrugada del pasado lunes 2 de enero. Quedan diez minutos para las 3 de la madruga. Asistimos a una persecución grabada sobre la marcha.

Una dotación de bomberos sigue a un vehículo que circula en sentido contrario por la A-7, a la altura de Mijas.

Han visto cómo se metía en la autopista en sentido contrario, y desde entonces le siguen en paralelo, con las luces y la sirena puestas, para alertar a los conductores de que hay un conductor suicida en su carril.

El vídeo capta ese momento espectacular y de enorme tensión. La conductora kamikaze se cruza con varios turismos, e incluso con un camión de gran tonelaje.

Uno de los bomberos grita y hace señales a la conductora para que detenga el vehículo, un Volkswagen Golf negro de gran potencia.

Finalmente, llega la Guardia Civil de Tráfico.

Han montado un control a la salida de la autovía. Son las luces azules que se ven al fondo, las que señala el bombero autor de esta grabación.

La persecución, sin embargo, dura unos kilómetros más, hasta que por fin logran detener a la conductora.

Una mujer de 45 años que se niega a hacer la prueba de alcoholemia. Presenta evidentes signos de conducir con sus facultades alteradas.

En el coche, los agentes encuentran 25 pastillas de éxtasis, 15 bolas de cocaína y otras 15 bolas de marihuana.

Nuevos cargos que sumar al delito de conducción temeraria, bajo los efectos del alcohol y las drogas, con manifiesto desprecio por la vida de los demás.