Localizan a un niño abrazado por su padre muerto tras un accidente de coche en Córdoba

sociedad

| 12.11.2011 - 14:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los bomberos de Baena (Córdoba) han localizado en un pozo de cinco metros de profundidad situado junto a una carretera secundaria un coche en cuyo interior estaba un niño de 3 años abrazado por su padre, que murió tras el siniestro aunque antes pudo arropar su hijo, que sólo tiene una herida en la frente.

Un portavoz de los bomberos ha explicado hoy a Efe que encontraron al padre y su hijo ayer en la carretera que une Castro del Río con la pedanía de Llanos del Espinar, aunque el accidente se habría producido el jueves anterior.

La mujer del fallecido había denunciado el jueves la desaparición de ambos después de que su marido recogiera al menor de un centro educativo.

Las labores de búsqueda no dieron resultados ese día debido a que el coche cayó al pozo en una curva cerrada y no es visible desde la carretera, por donde pasaron las personas que lo buscaban, según los bomberos.

Un agricultor que trabaja en el entorno fue el que vio el coche siniestrado el viernes por la mañana, y hasta el lugar se desplazaron los bomberos, que encontraron al hombre muerto y a su hijo de tres años y medio abrazado por él.

Por la postura que encontraron al hombre, los bomberos concluyen que no murió inmediatamente tras el siniestro, sino que tuvo tiempo de abrazar a su hijo.

El menor fue trasladado primero al centro de salud de Castro del Río, desde donde lo remitieron al Hospital Reina Sofía de Córdoba, en cuya unidad de observación ha quedado ingresado.

Una portavoz del centro sanitario ha precisado a Efe que el menor, que sufre una herida inciso contusa en la frente, llegó consciente al hospital, y ha añadido que evoluciona bien y que tendrán que hacerle un seguimiento por la zona en la que resultó herido.