Lección magistral de Ponce, que borda el toreo y sale a hombros en Castellón

sociedad

| 05.03.2016 - Actualizado: 15:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El diestro Enrique Ponce dictó hoy en Castellón una lección magistral de sabiduría y toreo excelso para imponerse a sus dos toros de Cuvillo, bordándolo en una gran faena al cuarto, y salir a hombros en la cuarta de La Magdalena.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Núñez del Cuvillo, terciados, pobres de cara, en el límite de las fuerzas y bajos también de raza, a excepción del buen tercero y, en parte también, del primero, de tanta clase como escasa fortaleza.

Enrique Ponce: estocada (oreja); y estocada (oreja tras aviso).

Sebastián Castella: pinchazo y estocada (silencio); y pinchazo y media (ovación).

José María Manzanares: estocada (oreja); y media (palmas).

La plaza rozó el lleno en los tendidos.

ESA MARAVILLOSA DIFÍCIL FACILIDAD

Llegaban las "figuras" a Castellón en un cartel de relumbrón para iniciar el último fin de semana de la feria de La Magdalena. Enrique Ponce, Sebastián Castella y José María Manzanares en un cartel de los que se denominan bien rematados; y la gente cumplió con la expectación generada cubriendo casi en su totalidad el coso castellonense.

Ponce sorteó en primer lugar un "cuvillo" ideal para plasmar su estético, elegante y mayestático toreo. Un toro muy noble y con muchísima clase, aunque un punto limitado por sus poquitas fuerzas.

El valenciano imprimió suavidad y mucho temple en todo lo que hizo, que fue muy bellísimo. Toreo para paladearlo con una gran tanda a derechas en el último suspiro. Estocada arriba y primera oreja de la tarde.

En el cuarto se vivió uno de los momentos más intensos de la tarde con un Ponce magistral en todos los órdenes para inventarse una faena imposible y darle una estructura y un final de obra grande ante un toro por el que de salida nadie apostaba.

Manseó el "cuvillo" y protestó en el caballo, empezando la faena de muleta sin querer saber nada, yéndose suelto y rehuyendo la pelea. Pero Ponce no desistió y, haciendo gala de su inmensa sabiduría y de su técnica sublime logró el imposible, es decir, hacer embestir a un animal que no quería.

Temple y mucho mimo, todo a favor de obra, y el toro, de repente, tomó la muleta, la que viajó en todo momento a escasos milímetros de la cara, muy tapado, y así fue el "cuvillo" una y otra vez, mientras Ponce dictaba otra clase magistral. Hubo doble petición de trofeo, pero, al final, el presidente sólo concedió una.

A Castella le tocó bailar con la más fea en su primer turno frente a un toro que se defendió mucho por sus nula fortaleza, siempre con la cara natural, sin entregarse. El francés lo intentó, pero no pudo hacer nada que despenarlo y recibir un silencio sepulcral.

El quinto fue otro de los garbanzos negro, un toro bruto y áspero, con el que Castella sólo pudo mostrarse valiente, dentro de un conjunto finalmente ovacionado por los tendidos.

Manzanares rayó a notable nivel frente al buen tercero, toro noble y humillador, aunque limitado de fuerzas, al que el alicantino fue afianzando en una faena siempre a más, que acabó con varias tandas en redondo de mucho empaque y sabor, gusto y despaciosidad, aunque faltara un poco más de ajuste y hondura para que aquello hubiera sido de dos orejas, y no de una como finalmente paseó.

El sexto fue toro imposible para el lucimiento, y Manzanares no pudo pasar de discreto.