Las personas con enfermedad de Alzheimer pueden tener menor riesgo de cáncer y viceversa

sociedad

| 11.07.2013 - 11:55 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

Las personas mayores con enfermedad de Alzheimer tienen menos probabilidades de desarrollar también cáncer, y las personas mayores con cáncer tienen menos probabilidades de tener también la enfermedad de Alzheimer, según el mayor estudio hasta la fecha sobre el tema, publicado en la edición digital de 'Neurology'.

"Dado que el número de casos tanto de la enfermedad de Alzheimer como de cáncer aumenta exponencialmente con la edad, la comprensión de los mecanismos detrás de esta relación puede ayudarnos a desarrollar mejor los nuevos tratamientos para las enfermedades", dijo el autor del estudio, Massimo Musicco, del Consejo Nacional de Investigación de Italia en Milán.

El estudio incluyó a 204.468 personas de 60 años o más en el norte de Italia durante un periodo de seis años, en el que 21.451 personas desarrollaron cáncer y 2.832 personas, la enfermedad de Alzheimer. Un total de 161 personas tenían ambas, cáncer y Alzheimer, mientras que se hubiera podido esperar que el número fuera de 281 para el cáncer y 246 para la enfermedad de Alzheimer cuando se considera la frecuencia con la que se producen las enfermedades en la población general.

Por lo tanto, el riesgo de cáncer se redujo a la mitad para las personas con la enfermedad de Alzheimer y el riesgo de la enfermedad de Alzheimer disminuyó en un 35 por ciento para las personas con cáncer.

"Mientras que otros estudios han señalado esta relación antes, éste es el mayor estudio hasta la fecha y tiene varios puntos fuertes más que estudios previos, como la búsqeuda de la presencia de la segunda enfermedad, tanto antes como después de que se diagnostique la enfermedad por primera vez", destacó Musicco.

"Hay que controlar la posibilidad de que la presencia de una enfermedad podría oscurecer el diagnóstico de otras enfermedades debido a que los síntomas nuevos podrían interpretarse como una consecuencia de la enfermedad ya diagnosticada, o en el caso del cáncer, la gente puede asumir que los problemas de memoria son un efecto secundario de la quimioterapia", alerta.