Las autoescuelas lamentan la "pasividad" del Gobierno con los examinadores

Ya lo hicieron en 2015, cuando mantuvieron 32 días de huelga

sociedad

| 24.07.2017 - 14:08 h

Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), José Miguel Báez, ha reprochado al Gobierno su "pasividad" frente a la huelga de examinadores de tráfico, que se mantiene desde junio y que está "condenando a decenas de miles de ciudadanos a no sacarse el permiso de conducir"."Es inconcebible que el Gobierno haya decidido esperar a que la huelga de los examinadores se agote por sí sola", ha explicado Báez, quien también ha cargado contra el "pulso" entre la Dirección General de Tráfico (DGT) y los examinadores, que supone un "coste social y económico a los ciudadanos y a los centros de formación".

Las jornadas de paro de los examinadores, que se alargan desde el pasado mes de junio y que desembocarán en una huelga indefinida a partir del 4 de septiembre, se deben a las reclamaciones del colectivo, que exige, entre otras cosas, un incremento salarial y un aumento de plantilla.

En este sentido, el director de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció el pasado martes en la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso que a finales del próximo año habrá 100 examinadores más en plantilla y que una treintena de ellos serán militares.

Algo que para Báez "tiene un inconveniente: muy pocos de esos examinadores van a incorporarse a dicha plantilla antes de que acabe el año, y apenas servirán para cubrir las bajas por jubilación que se produzcan a lo largo del presente ejercicio".

El propio presidente de CNAE cifró el pasado lunes, en declaraciones a Efe, en más de 20 millones de euros las pérdidas económicas derivadas de la huelga de examinadores. Además, precisó que más de 150.000 alumnos hasta la fecha no han podido examinarse debido a esta situación, hasta el punto de que más de 6.000 personas quedan cada día sin poder realizar los exámenes de conducir.

LOS EXAMINADORES VOLVERÁN A PROTESTAR ESTE MARTES ANTE LA DGT

El comité de huelga de examinadores de tráfico ha convocado para este martes una concentración ante la sede de la Dirección General de Tráfico (DGT), en Madrid, que se añade a los paros que este colectivo viene realizando los lunes, martes y miércoles desde el pasado 2 de junio en demanda de una mejora de sus condiciones laborales. Esta acción se producirá después de que un centenar de examinadores de tráfico se concentraran el 21 de octubre de 2015 ante la sede de la DGT para reivindicar un aumento salarial, menos carga de trabajo y que los resultados del examen no se dieran al alumno al final de la prueba para evitar que sean agredidos. Los examinadores desconvocaron la huelga después de 32 días de paros.

La Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), impulsora de las actuales movilizaciones, señaló en un comunicado que recibe "muchos" correos electrónicos de apoyo a sus reivindicaciones, pero también otros que reclaman el fin de la huelga "por el daño que se está haciendo". "Los examinadores no somos insensibles ni estamos al margen del sufrimiento y el padecimiento por el que están pasando alumnos, profesores de formación vial y empresas del sector y, por ello, estamos muy preocupados", añadió.

Asextra indicó al director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que no debe "cerrar los ojos" ante "el caos organizado y los gravísimos problemas que se están generando a la población". "'Resistir', que es el lema que su equipo directivo ha transmitido al sector de autoescuelas, ya no cabe, hay que buscar soluciones urgentemente. La DGT lleva años en un descontrol perpetuo", apuntó.

Los examinadores instaron a Serrano a que les llame para "proponer una solución", aunque desde la DGT aseguran que en la última reunión mantenida entre ambas partes, el comité de huelga trasladó a la dirección de Tráfico que nos les llamara salvo para subirles el sueldo.