Las ambulancias pierden 5 minutos como media por culpa de los atascos de tráfico

Los conductores de ambulancia se quejan de que muchos coches no les ceden el paso o no saben cómo quitarse de en medio

La intervención temprana podría salvar hasta un 40% de los heridos críticos en accidente de tráfico

Un estudio del RACE revela que uno de cada dos conductores no sabe cómo reaccionar cuando una ambulancia le pide paso

sociedad

| 14.05.2012 - 12:29 h

Jorge Asunción Higueras

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Intervenir rápido para auxiliar a las víctimas de un accidente de tráfico cuanto antes es fundamental para salvar vidas. Casi un 40% de todos los heridos críticos en un siniestro podrían salvarse si el tiempo de intervención se redujera tan sólo 5 minutos. Justo el tiempo que, según un estudio del RACE, pierden muchos conductores de ambulancia por culpa de los atascos. Y también, por culpa de muchos conductores que, o no les dan la preferencia, o no saber cómo actuar en esos casos.

El estudio llega a cuantificar en uno de cada dos conductores los que no sabrían reaccionar a tiempo, o no lo harían en absoluto, ante la llegada de una ambulancia que les pide paso en un atasco. Algunos creen que con detener el coche es suficiente. Otros, que sólo pueden abrir hueco echándose a la derecha. En general, todos saben la obligación de ceder el paso al vehículo prioritario, pero muchos no sabrían como hacerlo en medio de un atasco.

Algunos países de centroeuropa como Alemania o Suiza han hecho obligatorio el uso de los llamados "corredores de emergencia", es decir, que los turismos tengan obligatoriamente que apartarse a uno y otro lado para dejar el hueco suficiente al paso de las ambulancias. El RACE propone que esa medida se aplique en España. A su juicio sería una buena forma de garantizar que los conductores colaboran y saben la obligación de hacerlo.