La Tomatina cumple 70 años y lo celebra con una cifra récord de tomates

Los participantes españoles vuelven a recuperar el protagonismo de la fiesta en la tercera edición de pago

sociedad

| 26.08.2015 - 08:46 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Más 22.000 personas han teñido de rojo este miércoles las calles de Buñol (Valencia) en la tradicional 'Tomatina', fiesta que celebra su 70 aniversario y que cuenta con una creciente fama internacional. Para celebrar esta efeméride, este año se ha batido el récord de tomate con el lanzamiento de 165.000 kilos de esta fruta.

La tercera edición de pago de la 'batalla roja' ha comenzado unos diez minutos antes de la hora prevista, a las 10.48 horas con una carcasa, y el lanzamiento de tomates no ha cesado en los sesenta minutos siguientes, hasta el segundo cohete a las 11.51. Por delante del ayuntamiento han pasado ocho vehículos --seis camiones grandes, uno pequeño y un coche con la bandera de Australia-- entre tomatazos y mangueras de agua que han empapado a todos los asistentes y las fachadas de la Calle del Cid y la Avenida del País Valencià.

El lanzamiento de la segunda carcasa no ha significado el fin de la Tomatina, ya que los participantes han seguido lanzándose tomates desde el suelo mientras caminaban hacia el final del recorrido, donde se encuentran los puntos para lavarse. En declaraciones a Europa Press, la concejal de Fiestas de Buñol, Juncal Carrascosa, ha señalado que "no ha habido ningún problema con la llegada de los asistentes al recinto de la fiesta y los accesos y salidas han estado en condiciones durante toda la batalla".

"Este año no hemos tenido ningún problema entre los asistentes, y la verdad es que es mucho más fácil controlar la fiesta desde que es de pago", ha explicado Carrascosa. "En los últimos años que no se cobraba entrada, esto era un descontrol, y ahí sí que podía haber habido más problemas a la hora de evacuar el recinto" de producirse "alguna emergencia", ha añadido, algo en lo que coincide el alcalde, Rafael Pérez, quien ha señalado que "con la venta de entradas y la colaboración de los cuerpos de seguridad y efectivos sanitarios, hemos conseguido que sea más fácil controlar la Tomatina".

Pérez ha señalado también que no ha habido que lamentar heridos de gravedad y que solo se han atendido en los puestos sanitarios "pequeños cortes, personas que necesitan colirio en los ojos o alguna lipotimia y borracheras".

LA TOMATINA MAS SOLIDARIA

Sobre las miles de personas embadurnadas en tomate, a lo largo de todo el recorrido había pancartas colgadas que recordaban que esta edición de la Tomatina va a destinar parte de su recaudación a causas solidarias. En concreto, como ha explicado el alcalde a Europa Press, parte del dinero de las entradas de este año "Buñol es el día de la Tomatina un foco mundial, así que utilizarlo para destacar causas como el rechazo a la homofobia y a la violencia machista es poner nuestro granito de arena".

La idea de apoyar las campañas ha surgido de las Concejalías de Servicios Sociales e Igualdad y Cultura. El concejal de Servicios Sociales e Igualdad, Carlos Xerri, ha apuntado que "es necesario realizar muchas acciones por estos colectivos, y además colaborar con las asociaciones que están luchando en estas causas, como la asociación Lambda de Valencia", que ha estado representada en la fiesta.

MAS VISITANTES NACIONALES

Según ha explicado el alcalde, los turistas españoles han acudido "en masa" a la fiesta. "Se ha notado mucho este año que hay muchos más participantes nacionales, además de los vecinos de Buñol, que tienen la entrada gratis", ha apuntado.

De hecho, mientras que en la edición de 2014 los españoles eran la cuarta nacionalidad en número de "lanzadores de tomates", en esta ocasión son los más numerosos. Tras los españoles, en el ranking de países con más afluencia a la Tomatina 2015 le siguen los británicos, que han adquirido más del 14 por ciento de las localidades, y los llegados desde la India que representan casi el 10 por ciento. Tras ellos, figuran los japoneses (8%), americanos (7%) y australianos (6%).