La Policía sigue la pista a más de 300.000 fugitivos

De buscarles y detenerles se encarga el Grupo de Localización de Fugitivos

Danail Nikolov Benekov fue detenido en Segovia y será extraditado a su país, Bulgaria

Un agente de la Policía Nacional recibió un disparo mientras perseguía al criminal búlgaro

sociedad

| 16.06.2013 - Actualizado: 15:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Ellos son secuestradores, violadores, asesinos, pederastas. Son los fugitivos internacionales más buscados por la policía en España. El Grupo de Localización de Fugitivos de la Policía Nacional ha efectuado más de 3.000 detenciones en la última década. Para eludir a la policía llegan a hacer cosas así. Trasplantarse al dedo la huella dactilar del pie.

Un agente de la Policía Nacional continúa hospitalizado en Segovia con una herida grave en una pierna, de la que será operado este lunes.

Recibió el disparo mientras perseguía a un criminal búlgaro, reclamado por la justicia de ese país.

Unas imágenes, grabadas por un videoaficionado, muestran el momento en que el agente es atendido por los servicios médicos.

El criminal búlgaro se llama Danail Nikolov Benekov, es un peligroso atracador y fue detenido inmediatamente en Segovia, que es donde se produjo la persecución.

Benekov es uno de los muchos criminales que vienen a España huyendo. De encontrarles y detenerles se encarga una unidad de la Policía Nacional, el Grupo de Localización de Fugitivos.

Los agentes de esta unidad especial de la Policía Nacional tienen como misión localizar y detener a los delincuentes, no terroristas, más peligrosos vinculados al crimen organizado o autores de delitos de especial gravedad.

Hemos estado, en sus oficinas, con su máximo responsable. En la base de datos de este grupo, figuran 300.000 criminales.

Encontrarles es como buscar una aguja en un pajar... pero ellos lo consiguen. Sin ir más lejos, aquí se detuvo al criminal de guerra montenegrino Ante Gotovina.