Una niña de 12 años y los padres, investigados por la caída mortal de un menor desde un tercer piso

sociedad

| 28.04.2011 - 08:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Policía Nacional, que investiga la muerte de un niño de seis años tras precipitarse por la ventana del edificio en el que vivía, en la calle Molino Nuevo de Granada, no descarta la posibilidad de que una menor de 12 años pueda tener alguna responsabilidad en lo ocurrido. Así, aunque por ahora está detenido un matrimonio vecino de los padres del niño, los agentes encargados del caso están intentando esclarecer el grado de implicación de la menor, que fue supuestamente quien buscó al niño para jugar, según han informado fuentes de la investigación, que han indicado que "no se descarta ni ella ni la pareja detenida".

La niña, que se encuentra bajo la tutela de la Junta de Andalucía, permanece en un centro de menores después de que la Policía la pusiera a disposición de la Fiscalía de Menores. Según publica este jueves el diario 'Ideal', la niña --que no puede ser detenida, ni imputada, ni juzgada por ser menor de 14-- estaba bajo tutela de la Junta desde 2008, pero hace unos meses se escapó del centro para vivir con sus padres en la calle Molino Nuevo, en la zona norte de la capital granadina.

El menor, Alejandro F., será enterrado a las 11,30 horas de este jueves en el cementerio municipal de San José, donde fue trasladado sobre las 15,00 horas del miércoles tras finalizar la autopsia, que ha determinado que el menor murió a causa de la caída sufrida desde el inmueble, que le provocó un "traumatismo craneoencefálico y una hemorragia cerebral".

El documento, que ha sido remitido al Juzgado de Instrucción 3 de Granada, confirma que el niño "estaba vivo antes" de precipitarse al vacío, aunque aún queda por determinar si cayó por accidente o fue arrojado de forma intencionada.

Familiares, vecinos y amigos se desplazaron en la tarde de este miércoles hasta el camposanto para velar el cuerpo del pequeño en una de las salas que se ha habilitado al efecto.

PASARAN A DISPOSICION JUDICIAL PREVISIBLEMENTE EL VIERNES

Respecto a los detenidos, fuentes de la investigación han informado de que la mujer, de 36 años, tiene problemas de adicción con las drogas, y el hombre, de 54, cuenta con antecedentes penales por robo y por tentativa de homicidio. Está previsto, según fuentes policiales, que este jueves a las 17,00 horas o ya el viernes por la mañana la pareja, que llevaba poco tiempo viviendo en el bloque desde el que se ha precipitado el niño por causas que aún se desconocen, pase a disposición judicial. Por ahora, y dado que ésta se trata de una muerte violenta, han sido arrestados acusados de un posible delito de homicidio.

Los familiares de Alejandro F. confesaron "destrozados" mientras esperaban el resultado de la autopsia a las puertas del Instituto Anatómico Forense, donde han confiado en que el niño haya fallecido a consecuencia de un accidente y no por muerte violenta porque, según aseguran, sería "muy duro" de superar.

Una de las tías del menor, Manuela Fernández, descartaba en declaraciones a Europa Press que existieran rencillas o algún tipo de enfrentamiento entre su familia y los detenidos. No obstante, dicen estar convencidos de que poco antes de los hechos, el pequeño subió a jugar con la hija de este matrimonio, de doce años, porque le dijeron "que le iban a dar un juguete", aunque este extremo no está confirmado por fuentes policiales ni judiciales. Dada la situación en que se encuentran sus padres, la niña ha quedado a disposición de la Fiscalía de Menores.

LA BUSQUEDA

Manuela Fernández relató que se dieron cuenta de la desaparición del niño poco antes de las 23,00 horas del martes, cuando llegó el momento de "acostarlo". "Pensábamos que estaba abajo, en el portal, y como no lo encontramos empezamos a buscarlo" con la ayuda de "los vecinos".

Según aseguró, también rastrearon la zona en la que, "cinco minutos después", la Policía halló el cuerpo del pequeño, en un "descampado" situado en la parte posterior del edificio pero "allí no estaba". Durante la búsqueda, varios familiares golpearon la puerta para entrar en la casa del matrimonio detenido convencidos de que podía estar allí. "Mi sobrina movió los muebles y miró debajo de las camas" pero no lo localizó, ha garantizado Fernández.

Por su parte, el padre de la menor manifestó a algunos medios de comunicación que cuando fue al piso de sus vecinos para ver si estaba su hijo no le quisieron abrir la puerta y finalmente denunció la desaparición sobre las 1,15 horas ante la Policía Nacional.

Los agentes rastrearon la zona y hallaron el cuerpo en la parte trasera del edificio. Algunos vecinos del inmueble indicaron a la familia que vieron al hombre detenido merodeando por los tejados --supuestamente con la intención de escaparse-- antes de que el pequeño fuera encontrado. "El niño tiene seis años y no puede hacer daño a nadie, yo prefiero que sea un accidente, que se haya resbalado porque no hay explicación para que lo hayan arrojado" por la ventana, comentó Fernández.