La Policía confirma que Montes Neiro acudió a reuniones para vender las joyas

sociedad

| 23.02.2013 - 14:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía dispone de grabaciones que demuestran que Miguel Montes Neiro -que fue hasta su indulto en 2012 el preso común más antiguo de España- participó en varias reuniones con los supuestos asaltantes de un centro comercial de Marbella para dar salida a las joyas sustraídas el pasado noviembre.

Con el material disponible, la Policía mantiene que hay indicios suficientes para acusar posteriormente a Montes Neiro del delito de asociación ilícita, además del delito de receptación por el que ayer quedó en libertad con cargos tras declarar ante la titular del Juzgado número 1 de Marbella.

Así lo ha asegurado hoy el jefe superior de la Policía Nacional en Andalucía Oriental, Francisco Arrebola, durante la rueda de prensa que ha ofrecido junto a otros mandos policiales y el subdelegado del Gobierno en Málaga, Jorge Hernández, en la que han dado detalles de la investigación que ha supuesto la detención de once personas, nueve de ellas españolas y dos argentinas.

Cuatro de ellas han ingresado en prisión por orden judicial: los tres supuestos atracadores del establecimiento comercial y el vigilante "infiel" que facilitó el robo; otros tantos han quedado en libertad con cargos con la obligación de comparecer periódicamente en el juzgado y tres fueron puestos en libertad por la Policía imputados por receptación.

Las detenciones abarcan desde la ejecución material del atraco a la venta en el mercado negro de los artículos robados a un precio inferior al real y se han producido por los delitos de pertenencia a organización criminal, detención ilegal, robo con violencia, tenencia ilícita de armas, receptación y simulación de delito.

La Policía da prácticamente por concluida la operación, que ha permitido recuperar el "grueso" de las joyas sustraídas -alrededor de quinientas piezas-, cuyo valor ha cuantificado en 3 millones de euros, aunque inicialmente se cifró el botín en 4 millones de euros.

El hecho de que el robo se produjera un domingo por la tarde en una gran superficie comercial, algo infrecuente por las elevadas medidas de seguridad, y la libertad y tranquilidad con la que actuaron los atracadores, que permanecieron tres horas en su interior, llamó la atención de los investigadores.

Las pesquisas policiales que han posibilitado desarticular esta organización se intensificaron a raíz de la identificación en Fuengirola (Málaga), el pasado 21 de enero, de los ocupantes de un vehículo que portaban joyas cuya procedencia no podían demostrar, algunas de ellas sustraídas en el atraco de Marbella.

La estrategia consistió entonces en efectuar un seguimiento hasta que los supuestos atracadores activaron las reuniones para deshacerse de la mercancía, que se produjeron en distintos puntos de la provincia de Málaga, Granada y Jaén, y en las que Montes Neiro estuvo presente, según los investigadores.

Los integrantes de la organización llamaban a Montes Neiro "el profesor" y, según la Policía, se puso en contacto con el detenido en Granada, que almacenaba las joyas en un cortijo ubicado en El Jau y además tiene antecedentes por homicidio frustrado.

Una de las hipótesis es que la organización pretendía dar salida a las joyas, a excepción de los relojes, "de una tacada", con un único comprador, según Arrebola.

Entre las piezas recuperadas hay relojes, anillos, collares, pulseras, pendientes e incluso bolsos con piedras preciosas y la joya más cara es un collar valorado en 102.000 euros.

En cuanto a la relación del vigilante del centro comercial y los asaltantes, el jefe de la brigada provincial de Policía Judicial en Málaga, Jesús Cacheiro, ha señalado que era de amistad con uno de ellos, ya que ambos habían sido vecinos de Jaén.

El atraco se produjo el 18 de noviembre en El Corte Inglés de Puerto Banús, cuando tres individuos se hicieron pasar por trabajadores y lograron que se les facilitara la entrada y, una vez dentro, intimidaron y retuvieron a tres vigilantes de seguridad y a otros operarios que realizaban unas obras de reforma.