La peruana Erika Soria Molina es la decimoséptima víctima del Costa Concordia

naufragio crucero

sociedad

| 28.01.2012 - 20:46 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
79.4%
No
20.6%

El cuerpo encontrado hoy en la cubierta seis del crucero Costa Concordia, que naufragó frente a la isla italiana del Giglio, es de la peruana Erika Soria Molina, de 25 años, quien trabajaba como camarera en la embarcación, confirmaron a Efe fuentes diplomáticas de Perú en Roma.

Erika Soria Molina es la decimoséptima víctima identificada del naufragio del crucero Costa Concordia, ocurrido el 13 de enero y en el que murieron el también peruano y miembro de la tripulación Thomas Alberto Costilla Mendoza y el turista español Guillermo Gual.

Según los datos de Protección Civil italiana, todavía hay 16 desaparecidos y dos cadáveres encontrados aún no han sido identificados.

Las fuentes diplomáticas explicaron que las autoridades italianas han confirmado que el cuerpo encontrado hoy a las 12.00 hora local (11.00 GMT) pertenecía a la joven peruana e inmediatamente se ha informado a la familia.

Los padres de Erika, Saturnino y Benedicta, y dos hermanos que se encuentran en la isla del Giglio desde hace varios días, han sido acompañados al hospital del Grosetto donde fueron trasladados los restos mortales de la joven peruana.

Los buzos de la Guardia de Finanzas italiana (policía fiscal y de fronteras) que encontraron esta mañana el cuerpo en la parte sumergida de la cubierta seis explicaron que se trataba de una mujer joven, vestida con camisa y pantalón oscuros y no llevaba el chaleco salvavidas.

"Según las informaciones que nos han llegado, la mujer que ha sido encontrada esta mañana sería un miembro de la tripulación, pues llevaba el uniforme de servicio", se leía en una nota posterior del Comisario Delegado para la emergencia del naufragio del Costa Concordia.

Algunos compatriotas que trabajan con Erika y lograron salvarse, explicaron que la joven licenciada en Turismo y que trabajaba como camarera del bar, fue vista por última vez a las 22.00 hora italiana el día del accidente.

Según algunas versiones, la peruana llevaba el chaleco salvavidas y después de ayudar a varios pasajeros consiguió entrar en un de los botes, pero volcó por el exceso de personas que llevaba a bordo.