La parricida de Lloret se niega a responder a las preguntas del fiscal

sociedad

| 18.06.2012 - 17:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La presunta parricida Lianne Angela Smith, la británica acusada de acabar con la vida de dos de sus hijos, de cinco años y once meses, en un hotel de Lloret de Mar el 17 de mayo de 2010, se ha negado a responder a las preguntas del fiscal en el inicio de su declaración en el juicio que se celebra en la Audiencia de Girona.

Smith, para quien el fiscal pide 38 años de cárcel, ha justificado su decisión en los consejos recibidos por parte de su abogada y en el derecho que le ampara a mantener silencio ante las preguntas de la fiscalía.

Sin embargo, el juez ha aceptado la petición del fiscal de leer las preguntas que tenía preparadas para la acusada, que se ha negado a responderlas en todo momento, y de mostrar el vídeo de la declaración de la acusada ante la policía.

Pese a las protestas de la defensa, la fiscalía ha expuesto su batería de preguntas y ha desgranado diversos detalles, como que la acusada intentó suicidarse en diversas ocasiones tras acabar con la vida de dos de sus hijos.

La imputada sí ha respondido a las preguntas de su abogada y ha justificado en todo momento el doble crimen en la desesperación en que cayó tras la detención y extradición a Inglaterra de su pareja, Martin Anthony Smith, acusado de abusos sexuales en su país a otra hija de Lianne Angela Smith de una relación anterior.

La acusada ha llegado a culpar de la muerte de los niños, así como de su situación y de la de Martin Anthony Smith, a esta hija de 22 años que presentó la denuncia contra su padrastro.

Lianne Angela Smith decidió con su pareja abandonar el Reino Unido en 2007 porque el hombre se vio obligado a comparecer ante los servicios sociales por esta acusación de abusos sexuales y por el temor a que las autoridades les retirasen la custodia de Rebeca, la niña de cinco años asesinada en Lloret de Mar.

Tras la detención de Martin Anthony Smith en la vivienda que ocupaban en Barcelona, la imputada aseguró a la policía, según el vídeo que se ha visionado en el juicio, que vio unos coches que le parecieron de los servicios sociales ingleses, por lo que se dirigió a Lloret ante el temor a perder a sus hijos.

Lianne Angela Smith reconoce en la grabación que comenzó a matar a los niños entre las 21.00 y las 22.00 horas y que lo hizo asfixiándolos con una bolsa de plástico mientras dormían.

Smith escribió varias notas en las horas posteriores e intentó suicidarse sin éxito por diversos métodos, como intentar ponerse ella misma una bolsa en la cabeza, ahorcarse con una correa o ahogarse en la bañera.

Finalmente, la mujer, que en su declaración ante la policía asegura que nunca había recibido tratamiento psiquiátrico, acudió a la recepción del hotel para reclamar la presencia de la policía y de una ambulancia.

El juicio, que tiene previsto prolongarse hasta el próximo jueves, continuará mañana con la declaración de agentes que intervinieron en el momento del crimen y trabajadores del hotel Miramar donde tuvieron lugar los hechos.