La Pantoja cambió su comportamiento financiero cuando comenzó con Julián Muñoz

La tonadillera rompió a llorar cuando recibió una llamada de su hijo Kiko

sociedad

| 06.11.2012 - 18:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La tonadillera Isabel Pantoja cambió su comportamiento financiero cuando comenzó su relación con el exalcalde Julián Muñoz, según ha asegurado hoy una policía de la Udyco que participó en las investigaciones del caso de blanqueo de capitales en Marbella.

La agente ha explicado que durante las investigaciones, que han sentado en el banquillo de los acusados a Isabel Pantoja, su expareja Julián Muñoz y la exesposa de éste, Maite Zaldívar, estudiaron cómo el exregidor utilizó "la misma operativa" con sus dos parejas para el supuesto blanqueo de capitales.

En este sentido, la agente policial, que confeccionó el informe sobre la investigación patrimonial de Pantoja, ha asegurado que antes de que la artista estuviese con Muñoz sus movimientos eran "transparentes", tenía varias propiedades e inmuebles, como la casa de La Moraleja, la del Rocío, otra en Fuengirola (Málaga) y la finca La Cantora. La funcionaria policial ha subrayado que Pantoja en un principio siempre aparecía como propietaria, como persona física, "sin la utilización de ninguna empresa pantalla".

Tras empezar con Muñoz, adquirió el apartamento de Guadalpín y el chalé 'La Pera' a través de sus sociedades Franbel Artists y Panriver, respectivamente. Hoy al inicio del juicio, el tribunal ha pedido que se les aporte la declaración policial y judicial de un testigo que ha denunciado nuevos supuestos sobornos al exregidor.

El magistrado presidente, Federico Morales, ha explicado en la sala que quiere disponer de la mencionada documentación "para tener un conocimiento detallado del tema" y, de este modo, determinar si esta denuncia tiene que ver con el juicio. Ayer, el abogado que representa la acusación particular, el Ayuntamiento de Marbella, adelantó a la sala que había un testigo que había presenciado un soborno de dos millones de euros a Julián Muñoz y que quería aportarlo a la causa.

El testigo declaró el pasado 29 de octubre, en unas diligencias previas en el Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, que Julián Muñoz recibió dos millones de euros de un promotor. Esta cantidad se entregó, según este testigo, en cuatro pagos: en el ayuntamiento, en urbanismo y dos pagos más, en la casa que compartían Muñoz y Pantoja. Cuando los magistrados del Tribunal estudien la denuncia determinaran si se le cita a declarar en este juicio.

Las defensas se han opuesto a que esta persona sea citada a declarar, mientras que la fiscalía anticorrupción no se ha opuesto. El abogado de Julián Muñoz, Miguel Criado, ha asegurado que "no tiene sentido" traer al juicio un chófer que dice que en 2003 presenció un pago de dos millones de euros al exalcalde. "Esta propuesta es más propia de la España de charanga y pandereta, de Rinconete y Cortadillo", ha apostillado el letrado de Muñoz.

Además, Miguel Criado ha denunciado que dicho testigo es más propio de un programa de televisión. Por su parte, el abogado de Pantoja ha destacado que ayer ya algunos programas de televisión se hicieron eco de la noticia y hablaban y proponían otras personas para que vinieran a la vista oral a declarar contra Pantoja. Pantoja, pasadas las doce y media de hoy, ha roto a llorar en la sala de vista coincidiendo con la declaración de una policía que relataba los bienes de la tonadillera.

ROMPE A LLORAR TRAS LA LLAMADA TELEFÓNICA POR LA PATERNIDAD DE SU HIJO KIKO

La tonadillera Isabel Pantoja, procesada por blanqueo de capitales, ha roto a llorar hoy en el banquillo de los acusados en la Audiencia de Málaga tras recibir una llamada telefónica que le alertaba de la inminente paternidad de su hijo, Kiko.

En un momento de la sesión de hoy, la artista ha manipulado el móvil sigilosamente para no ser llamada al orden por el magistrado presidente Federico Morales y, tras leer un mensaje, ha respondido con lágrimas en los ojos.

Las lágrimas de la tonadillera han coincidido con la declaración de una policía que relataba los bienes de Pantoja, aunque todo parece indicar que se han debido a que está a punto de ser abuela ya que su nuera ha sido trasladado a un centro hospitalario de Sevilla. Tras taparse la cara, se ha limpiado las lágrimas y ha vuelto a manipular el teléfono móvil con mucha discreción.