La OMS pone como límite el 2020 para acabar con los termómetros de mercurio en el mundo

MERCURIO_TERMOMETRO (Archivo)

sociedad

| 12.10.2013 - 12:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Con el objetivo de poner fin a la exposición de la población mundial al mercurio de los dispositivos médicos de medición, como son los termómetros y los tensiómetros, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado la iniciativa 'Salud Libre de Mercurio en el año 2020'.

"El mercurio es uno de los diez principales productos químicos de mayor preocupación para la salud pública y es una sustancia que se dispersa y permanece en los ecosistemas para las generaciones, causando graves problemas de salud y discapacidad intelectual a las poblaciones expuestas", ha explicado la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Aunque esta iniciativa establece como fecha límite el año 2020, lo cierto es que se lanza coincidiendo con la firma este jueves del Convenio de Minamata en Mercurio, firmado bajo el auspicio de la OMS, donde se permite que los países siguen utilizando el mercurio en aparatos de medición médicos hasta 2030 bajo ciertas circunstancias especiales.

La OMS y sus asociados del sector de la salud se comprometen a trabajar para la eliminación de mercurio antisépticos tópicos y mercurio para aclarar la piel de cosméticos; desarrollar estrategias de salud pública para hacer frente a las repercusiones sanitarias del uso del mercurio en la extracción aurífera artesanal y en pequeña escala; realizar medidas para "eliminar por" el uso de la amalgama dental; y fomentar el intercambio de información de salud, la sensibilización pública y la investigación en salud.

"Vamos a trabajar con los Gobiernos para garantizar que puedan cumplir con sus obligaciones en virtud de la Convención, especialmente en las áreas de salud", ha añadido la directora de la OMS para Salud Pública y Medio Ambiente, la doctora María Neira

"QUEDA UN LARGO CAMINO"

El Convenio de Minamata fue adoptado en Kumamoto (Japón), con el apoyo de la organización Salud Sin Daño, con motivo de la Conferencia de Plenipotenciarios que se esta celebrando hasta este viernes. El Convenio está abierto a la firma de los Estados Miembros y las organizaciones regionales de integración económica en Kumamoto y, posteriormente, en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York (EEUU) hasta el 9 de octubre de 2014.

El Convenio establece un plan para la acción de los países para eliminar las formas más perjudiciales de la utilización del mercurio, reducir las emisiones de mercurio procedentes de la industria, promover métodos sin mercurio, proteger a los niños y mujeres en edad fértil de la exposición al mercurio, y tomar medidas para mejorar la salud de los trabajadores y el bienestar.

Tras la firma, Chang ha recordado que "con la Convención de Minamata en Mercurio vamos a ir un largo camino en la protección del mundo para siempre de las devastadoras consecuencias para la salud del mercurio".

Hace más de quince años Salud Sin Daño empezó a trabajar en la eliminación del mercurio de los dispositivos médicos, más reciente se unió la OMS, que fue apoyada por diferentes países y regiones, como la Unión Europea, Estados Unidos, Argentina, Chile, Costa Rica, Nicaragua, Filipinas, Nepal, Sri Lanka y Mongolia, donde se han comprometido a su eliminación.

"El trabajo incansable y comprometido de las enfermeras, los médicos, y los líderes de hospitales, junto con organizaciones no gubernamentales, Gobiernos y los funcionarios de las Naciones Unidas, ha demostrado que el cambio a la salud libre de mercurio es

posible, asequible e inevitable", ha añadido durante la firma el director global del proyecto Salud Sin Daño, Josh Karliner.

El mercurio es tóxico para la salud humana, siendo una amenaza especial para el desarrollo del niño en el útero y temprano en la vida. Concretamente la inhalación de vapor de mercurio puede producir efectos perjudiciales en los pulmones y los riñones, en el sistema nervioso, digestivo e inmunológico; además, es corrosivo para la piel, los ojos y el tracto gastrointestinal, y pueden inducir toxicidad renal si se ingiere.