La OMS confirma que una mujer murió esta semana en Sierra Leona por el ébola

Control de ébola en Heathrow

sociedad

| 15.01.2016 - Actualizado: 13:42 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los médicos han confirmado que la mujer que murió a principios de semana en Sierra Leona ha dado positivo por el virus del ébola, después de practicarle dos pruebas para asegurar el resultado, según informaron medios locales. Este caso se conoce al día siguiente de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara el fin de la epidemia de ébola en África occidental, después de que Liberia fuera declarada libre de ébola por tercera vez.

La mujer, que vivía en el distrito de Tonkolili, en el norte de Sierra Leona, ingresó en una clínica procedente de una aldea cercana a la frontera con Guinea y, por ahora, es la única persona de su entorno que ha mostrado síntomas, aunque las autoridades buscan a todos sus contactos para realizar más pruebas.

A pesar de la declaración de la OMS, que medios sierraleoneses califican de "precipitada" porque hacía días que se sabía de este caso sospechoso, la propia organización internacional ya advirtió ayer de que los tres países "afrontan un alto riesgo de pequeños brotes adicionales" de la grave enfermedad.

"El riesgo de la reintroducción de la infección está disminuyendo conforme el virus desaparece gradualmente de la población superviviente, pero creemos que pueden haber más casos y que debemos estar preparados para ello", explicó el representante especial de la OMS para el control del ébola, Bruce Aylward.

Sierra Leona, que fue declarada libre de ébola el 7 de noviembre de 2015 tras casi dos años de epidemia y cerca de 4.000 muertos, deberá empezar de nuevo el periodo de 42 días sin nuevos casos para recuperar su estatus de país libre del virus.

La epidemia, que ha causado más de 28.000 casos y 11.300 muertes, colapsó la economía y los servicios de salud en Liberia, Guinea Conakry y Sierra Leona, que estaban mal preparados para una emergencia de tal magnitud.