La nave Cassini detecta y analiza muestras de polvo interestelar

Saturno

sociedad

| 15.04.2016 - 18:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La nave espacial Cassini de la NASA, desplegada en el sistema de Saturno, ha detectado una firma débil pero distintiva de polvo que viene de fuera de nuestro sistema solar.

La investigación, dirigida por un equipo de científicos de la Cassini principalmente de la Agencia Espacial Europea, se publica esta semana en la revista Science.

Cassini ha estado en órbita alrededor de Saturno desde 2004, estudiando el planeta gigante, sus anillos y sus lunas. La nave espacial también ha tomado muestras de millones de granos de polvo ricos en hielo con su instrumento analizador de polvo cósmico. La gran mayoría de los granos de la muestra proceden de los chorros activos de la superficie de Encelado, la luna geológicamente activa de Saturno.

Sin embargo, entre los miles de granos microscópicos recogidos por Cassini, unos pocos - sólo 36 granos - se destacan entre la multitud. Los científicos concluyen que estas motas de material vinieron del espacio interestelar.

La presencia de polvo extraterrestre en el sistema solar no es inesperada. En la década de 1990, la misión Ulises de la ESA/NASA hizo las primeras observaciones in situ de este material, que luego fueron confirmadas por la nave espacial Galileo de la NASA. El polvo tiene su origen en la nube interestelar local: una burbuja casi vacía de gas y polvo por la que nuestro sistema solar está viajando a través de una dirección y velocidad definidas.

"A partir de este descubrimiento, siempre esperábamos que seríamos capaces de detectar estos intrusos interestelares en Saturno con Cassini. Sabíamos que si nos fijamos en la dirección correcta, habría que encontrarlos", dijo Nicolas Altobelli, científico del proyecto Cassini en la ESA, y autor principal del estudio. "De hecho, en promedio, hemos capturado algunos de estos granos de polvo por año, viajando a gran velocidad y en una ruta específica bastante diferente a la de los granos helados habituales que recogemos alrededor de Saturno."

Los diminutos granos de polvo viajan a través del sistema de Saturno a 72.000 kilómetros por hora, lo suficientemente rápido como para evitar ser atrapados en el interior del sistema solar por la gravedad del sol y sus planetas.

Es importante destacar que, a diferencia de Ulises y Galileo, Cassini fue capaz de analizar la composición del polvo por primera vez, mostrando que está hecho de una mezcla muy específica de los minerales, no hielo. Todos los granos tenían una sustancia química sorprendentemente similar, que contiene los elementos principales que forman la rocas, como el magnesio, silicio, hierro y calcio en proporciones cósmicas promedio. Por el contrario, se ha encontrado que elementos más reactivos como el azufre y el carbono son menos abundantes en comparación con su abundancia cósmica promedio.

"El polvo cósmico se produce cuando las estrellas mueren, pero con la gran variedad de tipos de estrellas en el universo, es natural esperar encontrar una gran variedad de tipos de polvo durante el largo período de nuestro estudio", dijo Frank Postberg de la Universidad de Heidelberg, coautor del estudio.

Los granos de polvo de las estrellas se encuentran en algunos tipos de meteoritos, que los han conservado desde el nacimiento de nuestro sistema solar. Por lo general son antiguos, prístinos y diverso en su composición. Pero, sorprendentemente, los granos detectados por Cassini no son así. Al parecer, se han hecho bastante uniformes a través de algún tipo de procesamiento repetitivo en el medio interestelar, según los investigadores.

Los autores especulan sobre cómo podría llevarse a cabo este procesamiento de polvo: El polvo en una región de formación de estrellas podría ser destruido y se volvería a condensar varias veces como ondas de choque al pasar cerca de estrellas moribundas, lo que resulta en granos como los que Cassini observó que fluye en nuestro sistema solar.

"La larga duración de la misión Cassini nos ha permitido utilizarlo como un observatorio de micrometeoritos, lo que nos proporciona un acceso privilegiado a la contribución de polvo de fuera de nuestro sistema solar, que no se hubiera podido obtener de ninguna otra manera", dijo Altobelli.