La mujer hallada muerta en Almería avisó de una agresión sexual

Gracias al rastreo de la llamada, la Policía pudo determinar la zona en la que comenzar la búsqueda de la víctima

sociedad

| 29.04.2012 - 18:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La mujer cuyo cadáver ha sido hallado este sábado en Cuevas de los Medinas (Almería), después de llevar desaparecida desde el pasado miércoles, realizó el mismo día de su desaparición una llamada telefónica a la Policía alertando de que estaba siendo víctima de una agresión sexual, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

Las fuentes han indicado que, gracias al rastreo de esta llamada realizada a través de un teléfono móvil, la Policía pudo determinar la zona en la que comenzar la búsqueda de la mujer, así como la investigación de su desaparición.

De este modo, ha sido en las primeras horas de este sábado cuando se ha producido la detención de un hombre, sobre cuya identidad no han trascendido más datos pero al que se le presupone cierta relación con la víctima, que ha sido imputado por un supuesto delito de agresión sexual en grado de tentativa.

Asimismo, a raíz de la detención de este varón, el importante dispositivo de búsqueda de la Policía Nacional, compuesto por más de medio centenar de agentes y un helicóptero, desplegado para buscar a esta mujer, intensificó el rastreo en la zona de Cuevas de los Medinas (Almería), donde finalmente fue hallado el cuerpo sin vida de la desaparecida en torno a las 10,00 horas del sábado.

Las causas del fallecimiento de esta mujer, así como las circunstancias de su muerte, están siendo investigadas por el equipo de la Policía Científica y Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía, a la espera de que se le realice la autopsia en el Instituto de Medicina Legal Forense, aunque los primeros indicios apuntan a que el cuerpo de la fallecida no presenta signos de violencia.