La mitad de los españoles a favor de prohibir fumar en los coches privados

sociedad

| 23.05.2017 - 14:24 h
REDACCIÓN
Más sobre: tabacoSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Más de la mitad de los españoles cree que debería prohibirse fumar en los vehículos privados, especialmente cuando viajan menores, y también está a favor de implantar otras medidas como el empaquetado genérico de las cajetillas o la financiación pública de los tratamientos para dejarlo. Así se desprende de la encuesta realizada a 9.045 personas por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) con motivo de la XIX Semana Sin Humo, que se celebra bajo el lema "Menos cajetilla y más zapatilla" para tratar de concienciar de un problema que aún afecta al 20 % de la población y cuesta la vida a 52.000 españoles cada año.

El 68 % de los participantes se declara expuesto al humo ambiental del tabaco, ya sea en casa (13,4 %), en el trabajo (5,2 %), en el coche (3,8 %), en bares y restaurantes (11,2 %) y en terrazas (45,8 %), según ha detallado en rueda de prensa el doctor César Minué.

De hecho, un 36,6 % considera que se sigue incumpliendo la normativa en las terrazas totalmente cerradas de bares y restaurantes, que fue uno de los aspectos más novedosos de la reforma de 2010 de la Ley Antitabaco.

Con todo ello, los españoles piensan que para reducir el tabaquismo se deberían aumentar las medidas restrictivas, de forma que el 38 % aboga por avanzar en la prohibición, el 33 % por aumentar el precio y un 20 % por financiar los tratamientos farmacológicos.

Entre esas medidas, un 51,6 % se muestra a favor de prohibir fumar en los vehículos privados al menos en presencia de niños, tal y como ocurre en otros países como Reino Unido, Francia, Australia, Sudáfrica o algunos estados de EEUU, y el 65,9 % estaría de acuerdo en aumentar el precio y los impuestos al tabaco.

Un incremento del 10 %, según Minué, podría reducir el consumo de entre un 4 % en los países de ingresos altos y un 8 % en los de medios y bajos, mientras que el número de adolescentes consumidores podría disminuir un 7%.

Otra de las alternativas más nombradas es la del empaquetado genérico de las cajetillas, que defienden la mitad de los encuestados y que, según el doctor Minué, podría ayudar a 270.000 personas a dejar de fumar.

MECANISMOS PARA DEJAR DE FUMAR

Hasta el 67,5 % de la población estima que si estos métodos estuviesen cubiertos por el Sistema Nacional de Salud (SNS) aumentaría el número de personas que abandonarían este hábito; si fuera así, un 61,6 % de los fumadores afirma que haría al menos un intento de dejarlo. Y es que siete de cada diez fumadores asegura que ha tratado de renunciar a este hábito, y de ellos, un 17 % ha probado en cuatro ocasiones o más.

Pero hay métodos eficaces para no volver a coger un cigarro: un simple consejo sanitario favorece que un 5 % de consumidores de tabaco no lo vuelvan a tocar, una cifra que llega al 20 % si se trata de una intervención "un poco más profunda" y de hasta el 40 % si se emplean tratamientos farmacológicos. No obstante, subrayan desde la SemFYC, el 72 % de los exfumadores lo lograron sin ayuda farmacológica ni psicológica.

Asimismo, el tabaco comienza a asociarse con el consumo de otras sustancias hasta el punto de que el 42 % opina que es el paso previo a iniciarse con el cannabis.

Sea como sea, el tabaco sigue siendo la principal causa aislada de morbilidad y de mortalidad prematura evitable en España y en todo el mundo, donde 7 millones de personas fallecen al año por esta causa.

No solo quienes encienden el cigarrillo: 890.000 de esas muertes son de fumadores pasivos, de las que entre 1.500 y 3.000 ocurren en España.

Cáncer, enfermedades cardiovasculares como ictus o aneurismas o disfunción eréctil son las enfermedades "clásicas" asociadas al tabaco, pero cada vez es mayor el número de patologías relacionadas con su consumo, como la diabetes, la artritis reumatoide o las cataratas.

De tal forma que se estima, en palabras de Minué, que "el tabaco matará a la mitad de sus consumidores".