La mancha 1429, causante de las últimas tormentas solares, reaparecerá este jueves orientada a la Tierra

Solar (Solar)

sociedad

| 29.03.2012 - 08:37 h
REDACCIÓN
Más sobre: SolSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La mancha solar 1429, causante de las intensas tormentas solares que se produjeron a principios de este mes, reaparece este jueves en la cara del Sol que está orientada a la Tierra, según ha informado el Observatorio del Clima Espacial (http://www.facebook.com/ClimaEspacial).

Los expertos han explicado a Europa Press que "no es habitual que una región activa que ha sido el origen de tanta y tan alta actividad solar sea capaz de mantener buena parte de su integridad y capacidad efectiva tras toda su rotación por la cara lejana del Sol", de ahí que haya sido una sorpresa este 'regreso'.

Ante esta situación, la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) ha comenzado alertar de posibles nuevas grandes llamaradas, que podrían llegar a la categoría M (la segunda más fuerte), a partir de este jueves. Sin embargo ha hecho un llamamiento a la tranquilidad y ha apuntado que "en esta nueva vuelta de la mancha 1429 tiene que ser, por fuerza, de menor entidad que la experimentada anteriormente" y ha indicado que "entra dentro de parámetros completamente normales del actual ciclo solar".

La macha 1429 ha llegado, en su máximo desarrollo, a tener un tamaño siete veces superior al de la Tierra. Esta región activa fue la causante de la intensa actividad de tormentas solares a inicios de marzo, con cinco llamaradas solares de la mayor escala, y más de una docena de otras grandes llamaradas solares M. Entre ellas, destaca la llamarada X5.6 que ha sido la segunda mayor de todo el ciclo solar actual.

Hace tres días, la región 1429 sorprendió a los científicos con otra inmensa llamarada solar lanzada desde el otro lado del Sol, que llevó asociada una fuerte eyección de masa coronal en sentido contrario a la Tierra, pero que llegó a preocupar por sus posibles efectos sobre la sonda espacial Stereo B de la NASA.