La inmigración hace crecer la población en España por primera vez en 5 años

Castilla y León y Extremadura, las Comunidades que más población perdieron en 2016

sociedad

| 29.06.2017 - 11:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El aumento de la inmigración en 2016 hizo crecer la población residente en España en 88.867 personas, un 0,19 por ciento respecto al año anterior, lo que incrementa la cifra total de habitantes hasta los 46,52 millones y rompe con la caída poblacional iniciada en 2012. Durante el año pasado, 417.033 personas entraron en el país (un 21,9 % más) mientras que 327.906 lo abandonaron (un 4,6 % menos), lo que arroja un saldo migratorio positivo de 89.126 personas e invierte una situación en números negativos desde que la crisis empezara a hacer mella.

No obstante, este saldo positivo se debe principalmente a la llegada de extranjeros en contraste con la salida de españoles, tal y como refleja la Estadística de Migraciones de 2016 difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, la emigración de españoles al extranjero apenas se redujo un 9 % y son 86.112 los que abandonaron el país en 2016 por 62.572 que volvieron (un 20,1 % más respecto a 2015), dejando un saldo migratorio de población nacional de -23.540, bastante positivo si se compara con el de 2015, cuando fue de -42.536.

El "brexit" parece no amedrentar a los españoles, ya que Reino Unido continúa como el país preferido para emigrar, seguido por Francia, Alemania y Estados Unidos. En los casos de países sudamericanos como Ecuador, Colombia o Argentina, que también reciben mucha emigración española, suele tratarse de población nacionalizada o niños menores, lo que indica una migración de retorno a sus países de origen.

Por otra parte, del total de españoles que vuelven al país, más de la mitad nacieron fuera de sus fronteras (muchos son nacionalizados) y la mayoría proceden de Venezuela, Ecuador y Reino Unido. En cuanto a la población extranjera, España recibió 354.461 habitantes nuevos, un 22,2 % más, mientras que 241.795 (-3 % respecto al año anterior) decidieron salir del país.

Marruecos (29.986), Rumanía (28.859) y Colombia (22.850) son los países que más población extranjera aportaron a España en 2016, si bien también es destacable, en los dos primeros casos, que el número de habitantes que salieron fue bastante considerable (22.921 y 52.834, respectivamente).

De esta forma, colombianos, venezolanos e italianos son los que presentan saldos migratorios más positivos en términos absolutos; por el contrario, búlgaros y rumanos son los que más han reducido su presencia en España. A fecha de 1 de enero de 2017, España cuenta con una población de 46.528.966, de los que 4,4 millones son extranjeros y 2 millones son españoles no nacidos en el país.

Por edades, la franja de 30-39 años es la que mayor descenso sufre tanto en términos absolutos (272.810 habitantes menos) como en términos relativos (-3,91 %). El número de menores de 5 años también se reduce de manera notable hasta en 54.378 niños, un 2,5 % respecto a 2015. Los mayores incrementos se dan en las edades intermedias, entre 50 y 59 años, cuya población aumentó en 141.497 personas, un 2,2 % más que el año anterior.

También destaca la subida en un 2,8 % de los mayores de 80 años, que ya son más de 2,8 millones, hecho que constata el progresivo proceso de envejecimiento de la población.

Durante el curso pasado, se produjeron 406.556 nacimientos y 406.815 defunciones, por lo que el saldo vegetativo (diferencia entre ambos valores) se estabilizó y fue prácticamente nulo (-259 habitantes).

Por comunidades autónomas, la población total sufrió un descenso en Castilla y León, Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Aragón, Cantabria y La Rioja, mientras que el resto de regiones ganaron habitantes.

En términos relativos, Baleares (1,3 %), Canarias (0,9 %) y Madrid (0,8 %) son las que más población aumentaron; por el contrario, Castilla y León (-0,7 %) y Extremadura y Asturias (-0,6 % ambas) son las que sufren un mayor despoblación. Esta pérdida de habitantes se debe, principalmente, al envejecimiento, aunque también son importantes las migraciones interiores.

Los trasvases de población entre comunidades autónomas son más positivos en Madrid (16.519), Baleares (5.287) y Cataluña (3.306), mientras que Andalucía (-10.165), Castilla y León (-7.569) y Castilla-La Mancha (-5.659) son las que pierden más habitantes por migraciones dentro de España.