La inmigración aumentó un 12,5% en 2015 y dejó, por primeravez en 6 años, un saldo positivo

Un total de 114.207 personas obtuvieron la nacionalidad española en 2015, un 44,5% menos que en 2014

Cerca de 99.000 españoles abandonaron el país en 2015, un 23% más que un año antes

La población baja en diez Comunidades y Madrid es en donde más sube por las migraciones

Extranjeros en Madrid

sociedad

| 30.06.2016 - 12:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La inmigración aumentó un 12,5 por ciento el año pasado, cuando por primera vez desde 2010, llegaron a España más extranjeros de los que se marcharon arrojando un balance positivo de 38.317 nuevos habitantes, un 169% más que en 2014. La salida de españoles continuó: cerca de 99.000 nacionales abandonaron el país en 2015, un 23% más que un año antes.

Así se desprende de las cifras provisionales de población del Instituto Nacional de Estadística, según las cuales a 1 de enero de 2016 España contaba con 46.438.442 habitantes, 11.142 menos que un año antes. En términos relativos, la caída fue del 0,02% frente al 0,13% de caída registrado en 2014 o el 0,46% de 2013, por lo que "se desacelera" la reducción poblacional.

En términos generales, la mayor reducción se produjo en el grupo de 20 a 39 años, con 389.662 jóvenes menos, y entre los menores de 10 años, con 63.286 niños menos que un año antes. También cayó en los mayores entre 65 y 69 años, con 9.129 personas menos.

Aunque en general la población se redujo, la de españoles aumentó en 24.313 personas por el proceso de nacionalidad española al que se acogieron 114.207 foráneos. Los extranjeros, por su parte, menguaron un 0,8 por ciento y contaban a 1 de enero de 2016 con 4.418.898 personas, 35.456 menos que un año antes.

El INE atribuye a esta caída que en 2015 murieron 2.753 personas más de las que nacieron y se marcharon 8.389 personas más de las que llegaron: se registraron 343.614 inmigraciones desde el extranjero y 352.003 emigraciones a otros países.

Con todo, se produjo un aumento del 12,5 por ciento en la inmigración, mientras las emigraciones cayeron un 12,1 por ciento. Este saldo migratorio fue positivo en Madrid, Canarias, Baleares, Galicia y Ceuya y negativo en el resto del país. No obstante, son Baleares, Madrid, Canarias, Murcia, Navarra y Cataluña las únicas autonomías que vieron crecer su población en 2015.

LLEGAN UN 10,2% MAS DE EXTRANJEROS

En total, llegaron 291.387 extranjeros el año pasado, un 10,2% más que en 2014, frente a los 253.069 que se marcharon, un 20,9% menos. Dejaron así el primer saldo positivo desde el año 2010, con 38.317 nuevos inmigrantes, un 169% más que al cierre de 2014.

Entre las 20 nacionales con mayor flujo migratorio, Italia (9.131) y Venezuela (7.992) presentaron los mayores saldos positivos, con más inmigrantes que emigrantes, y Ucrania el mayor incremento porcentual, con una subida del 35,5%.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes el año pasado fueron no obstante la rumana (28.889 recién llegados, aunque 16.043 personas más se marcharon), la marroquí (23.960) y la italiana (18.574).

De los 253.069 extranjeros que se marcharon, principalmente población masculina entre 20 y 49 años de edad, los grupos más amplios eran de rumanos (44.943) y de marroquíes (26.072), las dos nacionalidades más numerosas en el país.

En los 15 países de nacionalidad de los inmigrantes y a excepción de Pakistán, que registró una subida del 0,5%, bajaron las llegadas desde España, con mayor intensidad en Ecuador (-0,62%), Bolivia (-58,2%) y Paraguay (-56,3%).

SUBE LA EMIGRACION DE ESPAÑOLES UN 23%

En cuanto a los españoles, el flujo también aumentó. El año pasado se marcharon 98.934, un 23% más que en 2014, de los que 64.136 habían nacido en España. Mientras, regresaron al país 52.227 nacionales, un 27,5% más que en el año anterior, de los que en torno a la mitad habían nacido en otros países. Al final quedó un saldo negativo de 46.707 personas, el más elevado desde al menos 2010.

El INE detalla que de estos españoles llegados o retornados al país, un 51,3% eran hombres y en su mayoría, procedían de Venezuela (7.591), Francia (4.760) y Reino Unido (3.522).

Por contra, los principales receptores de emigración española fueron Reino Unido, Francia, Alemania, Estados Unidos y Ecuador, lugar al que se dirigía fundamentalmente población nacionalizada y nacidos en España menores de 15 años. En general, la emigración de españoles se concentró en los grupos de 25 a 44 años.

El INE recoge por otra parte los movimientos migratorios dentro del territorio nacional y señala que Madrid, Canarias y Baleares presentaron los saldos positivos más elevados de todas las comunidades autónomas, mientras Castilla-La Mancha, Castilla y León y Andalucía vieron a más ciudadanos marcharse que llegar desde otros territorios.

LA NACIONALIZACION CAE UN 44%

La estadística de población y migraciones ofrece además un apartado sobre adquisición de nacionalidad española que revela que en 2015, la obtuvieron un total de 114.207 extranjeros residentes en España, un 44,5% menos que en 2014. El 70,1% obtuvo la nacionalidad cumpliendo requisitos de residencia y el grupo más numeroso tenía entre 35 y 39 años.

Las nacionalidades de origen más frecuentes fueron la marroquí (24.247), ecuatoriana (13.931), colombiana (11.872), boliviana (11.165) y dominicana (8.150), aunque constan asimismo 6.952 peruanos de origen nacionalizados, junto a cubanos (3.070), argentinos (3.055) pakistaníes (2.793), venezolanos (2.326) y brasileños (2.274), entre otros.

MADRID DONDE MAS SUBE LA POBLACIÓN POR LAS MIGRACIONES

La población residente ha descendido en 10 comunidades autónomas, especialmente en Castilla y León y en Asturias, mientras que es Madrid la comunidad que más habitantes gana por migración exterior e interior.

En España, a 1 de enero de 2016, la población residente se situó en 46.438.442 millones de habitantes, 11.142 menos que en la misma fecha del año anterior.

Por comunidades, el mayor descenso poblacional se ha producido en Castilla y León, con una variación anual negativa del -0,94 porciento sobre el total de residentes, y en Asturias, con un -0,88 porciento. Otras ocho autonomías también han visto cómo su población residente bajó al cabo de 2015.

Sin embargo, en las demás ha subido el número de residentes,sobre todo en Baleares y en Madrid, con crecimientos del 0,86 y del 0,75 por ciento, respectivamente.

Las demás comunidades con mayor población que hace un año experimentan incrementos muy leves: Canarias (0,3 por ciento), Murcia (0,10), Cataluña y Navarra (0,09) y Andalucía (0,03).

En lo que se refiere a la migración exterior, en cuatro comunidades el saldo fue positivo, o lo que es lo mismo: en 2015 llegaron a esas comunidades más personas provenientes del extranjero que las que se fueron a otros países. Esas autonomías son Madrid, con 8.203 personas más; Canarias,6.419 personas más; Baleares, 4.194 más; y Galicia, 163 personas más. La ciudad autónoma de Ceuta registró un saldo de 44 personas más.

En las demás comunidades, los números son negativos: Comunidad Valenciana es la que má spoblación perdió en movimientos migratorios exteriores, con 5.818 personas menos; seguida de Aragón, 4.477 menos; Murcia, 3.066 menos; y Castilla y León, 3.061 menos.

Las migraciones entre comunidades mantienen a Madrid como comunidad en la que más aumenta la población al recibir de otras autonomías 21.809 personas más que las que pasan a residir en otrospuntos de España.