La Iglesia beatifica en Madrid a Álvaro del Portillo ante más de 200.000 personas

El Papa: "Alvaro del Portillo anima a no tener miedo de sufrir por anunciar el Evangelio"

sociedad

| 27.09.2014 - 08:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Iglesia ha beatificado este sábado al sucesor de san Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei, Alvaro del Portillo, en una ceremonia oficiada por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, que ha reunido en Valdebebas (Madrid) a más de 200.000 personas de 80 países, según la organización.

Pocos minutos después de las 12,00 horas, el cardenal Amato leía la fórmula de beatificación en latín: "Concedemos que el Venerable Siervo de Dios Alvaro del Portillo y Diez de Sollano, obispo, prelado de la Prelatura Personal de la Santa Cruz y Opus Dei, pastor según el corazón de Cristo, celoso ministro de la Iglesia, de ahora en adelante sea llamado Beato y se pueda celebrar cada año su festividad el 12 de mayo".

Además, el niño del milagro por el que Alvaro del Portillo ha sido beatificado, el chileno de 10 años José Ignacio Urreta Wilson, ha portado las reliquias del nuevo beato hasta el altar y se ha descubierto la imagen de Alvaro del Portillo.

Durante la homilía, el cardenal Angelo Amato ha asegurado que la Iglesia y el mundo necesitan en estos momentos una "ecología de la santidad" para contrarrestar "la contaminación de inmoralidad y la corrupción".

FRENTE A LA CORRUPCION E INMORALIDAD

"La Iglesia y el mundo necesitan del gran espectáculo de la santidad, para purificar, con su aroma agradable, los miasmas de los muchos vicios alardeados con arrogante insistencia. Ahora más que nunca necesitamos una ecología de la santidad, para contrarrestar la contaminación de la inmoralidad y de la corrupción. Los santos nos invitan a introducir en el seno de la Iglesia y de la sociedad el aire puro de la gracia de Dios, que renueva la faz de la Tierra", ha advertido.

También ha intervenido el Papa Francisco a través de una carta enviada al prelado del Opus Dei, Javier Echevarría. En la misiva, el Pontífice se sumaba a la "alegría" del evento recordaba que Alvaro del Portillo "anima a no tener miedo de ir a contracorriente y de sufrir por anunciar el Evangelio" y enseña "que en la sencillez y cotidianeidad de la vida se puede encontrar un camino seguro de santidad".

Así lo ha indicado durante una ceremonia que ha durado unas dos horas y que ha reunido a autoridades españolas e internacionales. Entre los presentes se encontraban los ministros del Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

TRILLO: "NOS TRATO CON MUCHO CARIÑO"

También estaba presente junto a su mujer Federico Trillo, embajador de España en Reino Unido, exministro de Defensa y expresidente del Congreso, que ha recordado que el nuevo beato les recibió en audiencia. "Nos trató con mucho cariño", ha recordado rememorando su consejo de reconciliación tras las peleas del matrimonio.

Yolanda Barcina, presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, también ha recordado, en declaraciones a Europa Press, que "don Alvaro realizó muchos viajes a Navarra, muestra de su interés". "Hasta 24 visitas. Quería a Navarra. El es un ejemplo de buena persona. Hizo mucho por nuestra comunidad y por la Universidad de Navarra", ha explicado.

El exministro y exparlamentario europeo Marcelino Oreja Aguirre, que ha acudido a Valdebebas con su mujer, ha subrayado que está "muy contento de acudir a un acto como este". "Es el reconocimiento a un español universal, por su contribución a la Iglesia en España y en el mundo. Es un privilegio acudir a un acto así, compartiendo con tantísima gente este acto de fe", ha añadido.

José María Alvarez del Manzano, exalcalde de Madrid, destacó que "este acto es elevar a los altares a una persona para que sirva de referencia". "Los cristianos necesitamos referencia para salir adelante. Mantuvo una vida ejemplar. A ver si se nos contagia", ha deseado.

La organización de la beatificación ha contado con la ayuda de 3.500 voluntarios de los 40.000 jóvenes que han asistido a la ceremonia. En la Eucaristía han concelebrado más de 150 obispos de todo el mundo y 17 cardenales, entre ellos, el arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela, el prefecto de la nueva Secretaría de Economía, George Pell, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig M~ller, y el prelado del Opus Dei, Javier Echevarría. Además unos 1.200 sacerdotes han impartido los sacramentos del perdón y de la comunión.

EL PAPA FRANCISCO: "ALVARO DEL PORTILLO ANIMA A NO TENER MIEDO"

El Papa Francisco ha destacado que el sucesor de San Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei, Alvaro del Portillo, anima a "no tener miedo de ir a contracorriente y de sufrir por anunciar el Evangelio" y enseña "que en la sencillez y cotidianeidad de la vida se puede encontrar el camino de santidad".

"El beato Alvaro del Portillo nos envía un mensaje muy claro, nos dice que nos fiemos del Señor, que él es nuestro hermano, nuestro amigo que nunca nos defrauda y que siempre está a nuestro lado. Nos anima a no tener miedo de ir a contracorriente y de sufrir por anunciar el Evangelio. Nos enseña además que en la sencillez y cotidianeidad de nuestra vida podemos encontrar un camino seguro de santidad", señala el Papa en una carta que ha sido leída en la misa de beatificación y en la que se une a la "alegría" de la beatificación.

Además, el Pontífice ha recordado las palabras que Alvaro del Portillo solía repetir --"`Gracias, perdón y ayúdame más!"-- para destacar del futuro beato su "amor a la Iglesia" a la que sirvió "con un corazón despojado de interés mundano, lejos de la discordia, acogedor con todos y buscando siempre lo positivo de los demás, lo que une, lo que construye".

"Nunca una queja o crítica, ni siquiera en momentos especialmente difíciles", ha subrayado, para añadir que tal y como había "aprendido de San Josemaría, respondía siempre con la oración, el perdón, la comprensión y la caridad sincera".

Atendiendo al "perdón", el Pontífice ha destacado que Alvaro del Portillo sabía de "la necesidad de misericordia" de Dios, de abrirse a su amor que "no humilla, ni hunde en el abismo de la culpa, sino que abraza, levanta de la postración".

También ha recordado que el futuro beato "recorrió muchos países fomentando proyectos de evangelización, sin reparar en dificultades, movido por su amor a Dios y a los hermanos". "Hay que salir de nuestros egoísmos y comodidades e ir al encuentro de nuestros hermanos", ha subrayado. Finalmente, ha pedido a todos los fieles de la Prelatura, sacerdotes y laicos, que recen por él y ha impartido la bendición a los miles de fieles presentes.

BIOGRAFIA

Alvaro del Portillo nació en Madrid (España) el 11 de marzo de 1914 en una familia cristiana y fue el tercero de ocho hermanos. Estudió en la Universidad y se convirtió en Doctor Ingeniero de Caminos y Doctor en Filosofía y en Derecho Canónico.

En 1935 se incorporó al Opus Dei, fundado por San Josemaría Escrivá de Balaguer el 2 de octubre de 1928 y muy pronto se convirtió en su colaborador más próximo. El 25 de junio de 1944 fue ordenado sacerdote.

El 15 de septiembre de 1975, en el congreso general convocado tras el fallecimiento del fundador, Alvaro del Portillo fue elegido para sucederlo al frente del Opus Dei. El 28 de noviembre de 1982, cuando el beato Juan Pablo II erigió el Opus Dei en prelatura personal, lo designó Prelado de la nueva prelatura y ocho años después, lo nombró obispo.

A lo largo de los años en que estuvo al frente del Opus Dei, Alvaro del Portillo promovió el comienzo de la actividad de la prelatura en 20 nuevos países y estimuló la puesta en marcha de iniciativas sociales y educativas.

Además, fue el primer rector del Colegio Romano de la Santa Cruz de Roma, erigido por el fundador del Opus Dei, y ocupó diversos cargos en el Vaticano convirtiéndose en consultor de 13 organismos de la Santa Sede. Asimismo, participó activamente en los trabajos del Concilio Vaticano II. Alvaro del Portillo falleció en Roma en la madrugada del 23 de marzo de 1994.

CEREMONIA DE BEATIFICACION

Miles de fieles asisieron al barrio madrileño de Valdebebas donde este mediodía se celebró la ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, presidida por el delegado del papa Francisco, el cardenal Angelo Amato, y a la que se prevé la asistencia de más de 100.000 personas.

Desde primera hora de esta mañana comenzarono a llegar algunos de los 1.600 autobuses procedentes de distintas ciudades españolas con familias enteras acompañadas de sus párrocos, así como muchos de los 3.500 jóvenes voluntarios que atienden a los participantes en la celebración.

También se han acercado ya hasta el lugar de la ceremonia numerosos fieles procedentes de 80 países, que han participado en algunos de los actos organizados esta semana con motivo de la beatificación del sacerdote español, sucesor de Escrivá de Balaguer al frente del Opus Dei, y muchos de los cuales han sido alojados en casas de familias madrileñas.