La Guardia Civil logra desbloquear el móvil de Diana Quer

Fue hallado en octubre en una ría de Rianxo, a unos 20 kilómetros de A Pobra do Caramiñal, el municipio donde la joven madrileña desapareció el 22 de agosto de 2016

Se ha conseguido acceder al móvil gracias a la ayuda de una empresa alemana a la que recurrió la Guardia Civil

sociedad

| 06.07.2017 - 10:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil (SECRIM) ha logrado desbloquear el teléfono móvil iPhone 6 de Diana Quer que fue hallado por un mariscador el pasado 27 de octubre en una ría en las inmediaciones del muelle de Taragoña, en la localidad coruñesa de Rianxo.

La operación de desbloqueo del móvil encontrado a unos 20 kilómetros de A Pobra do Caramiñal, el municipio donde la joven madrileña desapareció el 22 de agosto, se ha llevado a cabo con la ayuda de una empresa en Múnich (Alemania) y ha costado unos 2.000 euros. Fuentes de la investigación han confirmado a Europa Press que la Guardia Civil ha pedido ayuda externa, sin entrar en detalles sobre el resultado de la investigación.

El pasado 19 de abril, el titular del Juzgado número 1 de Ribeira, Félix Isaac Alonso Peláez, anunció el archivo provisional del caso de la desaparición de la joven madrileña ante la falta de avances de una investigación que se puede reabrir ahora si la información guardada en el iPhone de Diana Quer aporta datos relevantes a la causa.

Diana Quer desapareció sin dejar rastro el 22 de agosto cuando regresaba a la casa de vacaciones de su familia en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) tras pasar unas horas de ocio en las fiestas del pueblo. El juez reconoció en abril que no había "indicios superiores a las meras sospechas" para avanzar en las "varias líneas de actuación policial abiertas".

"No existen motivos suficientes para acusar a determinada o determinadas personas como autores, cómplices o encubridores", apuntaba en su auto. En ese mismo escrito, el juez Alonso Peláez señalaba que el caso se podía reabrir si la Unidad Central Operativa (UCO) conseguía acceder al móvil de la joven para proceder al "análisis y cotejo de la gran cantidad de datos telefónicos".

El iPhone apareció en mal estado al haber estado sumergido en agua justo en el lugar donde la Guardia Civil había detectado que se perdía la señal del celular. En este tiempo, los investigadores de la UCO han rastreado cientos de imágenes de cámaras y cruzado datos de matrículas de coche con la señal de antena de teléfonos móviles.

También se ha tomado declaración a numerosas personas, sin que las pesquisas policiales hayan arrojado un resultado positivo acerca del paradero de Diana Quer.