La Guardia Civil cree que fue la madre quien mató a Asunta y el marido lo encubrió | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

La Guardia Civil cree que fue la madre quien mató a Asunta y el marido lo encubrió

Fue sedada con un medicamento y asfixiada, según los primeros análisis

La niña era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos

La madre declarará ante el juez este viernes y después lo hará el padre

Los investigadores registran los domicilios de los imputados en Santiago

sociedad

| 26.09.2013 - Actualizado: 20:49 h
REDACCIÓN

La exhaustiva investigación de la Guardia Civil, dirigida por el juez José Antonio Vázquez Taín, se centra en que la abogada Rosario Porto mató a su hija, Asunta, por causas que aún deben ser aclaradas; se lo contó a su exmarido con el que, según algunas fuentes, había retomado la relación, y éste decidió encubrirla.

Quienes conocen a la pareja señalan que ella ejerce una profunda y casi "enfermiza" influencia en el periodista. A ambos se les imputa un delito de homicidio.

La madre declarará ante el juez este viernes y después lo hará el padre. Tras su declaración ante el juez Taín este concretará la participación de cada uno en el crimen, una vez recabadas todas las pruebas.

FUE SEDADA Y ASFIXIADA

Las investigaciones, a las que ya se han incorporado los análisis toxicológicos demuestran que a Asunta se le suministró un medicamento, según fuentes próximas al caso.

Los análisis de orina confirman que fue drogada y que el criminal buscó la manera de reducirla para que no opusiese resistencia mientras le tapaba las vías respiratorias con el fin de dejarla sin aire.

El juez ha ordenado el arresto del padre de la niña de 12 años que, tras ser sedada con un medicamento y asfixiada, fue hallada muerta la madrugada del domingo en una pista forestal del municipio coruñés de Teo, mientras que su ex mujer y madre de la cría se encuentra detenida desde el martes.

En cuanto a la autopsia, el juzgado que instruye el caso ha recibido ya el informe preliminar, pero no el definitivo, un asunto sobre el que señalaron que se extremarán las cautelas informativas.

LA NIÑA ERA LA PRINCIPAL BENEFICIARIA DE LA HERENCIA DE LOS ABUELOS

Asunta Basterra Porto era la principal beneficiaria de la herencia de sus abuelos maternos, fallecidos con apenas un año de diferencia, han informado a EFE fuentes próximas a la investigación.

El 11 de diciembre de 2011 murió María del Socorro Ortega Romero, que había sido profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Santiago, y su fallecimiento causó consternación en la capital gallega por su carácter repentino.

El 26 de julio del año siguiente feneció su marido, el abogado Francisco Porto Mella, a los 88 años, una doble pérdida que por su proximidad en el tiempo suscitó una conmoción en una ciudad pequeña, Compostela, en la que este matrimonio era muy conocido.

La pareja tenía una única hija, la letrada Rosario Porto, casada con Alfonso Basterra, periodista originario de Bilbao.

Rosario Porto y Alfonso Basterra adoptaron a una niña china, Asunta, cuando apenas tenía un año.

El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino, fue hallado en la madrugada del domingo en una pista del municipio de Teo que discurre paralela a la carretera AC-841, próxima a Santiago.

REGISTRO DE LOS DOMICILIOS

La investigación ha continuado este jueves con los registros de las casas de la madre y el padre de la pequeña durante la mañana, los cuales se han seguido con expectación por parte de decenas de vecinos que se congregaron ante la casa y que protagonizaron también momentos de tensión cuando salieron los detenidos de los portales para ser conducidos a los vehículos de la Guardia Civil entre gritos de "asesinos".

Los padres de la niña hallada muerta, Rosario P.O. y Alfonso B., llegaron esposados sobre las 11.45 horas al piso de la calle Doutor Teixeiro, domicilio de la madre, donde se recabó información durante tres horas. Así, sobre las 14.00 horas, miembros de la investigación salieron con cajas y al menos media docena de bolsas de papel blanco.

Precisamente, la salida de la primera vivienda fue el momento más tenso que se ha vivido este jueves en las calles del centro de Santiago de Compostela, cuando algunas de las decenas de personas que se agolparon a las puertas de la casa grabaron imágenes, sacaron fotos y gritaron "asesinos" mientras introducían a la madre y al padre, esposados, en sendos coches para recorrer los 25 metros que separan sus viviendas.

Tras el registro en la vivienda de la madre, los investigadores se desplazaron a la casa del padre, en la calle República de Argentina, los investigadores apenas estuvieron una media hora recabando pruebas que puedan tener relación con el fallecimiento de la niña. De allí se desplazaron hacia el cuartel de la Guardia Civil de Lonzas, en A Coruña, ya que hasta este viernes no está previsto que empiecen a pasar a disposición judicial.

Las inspecciones de este jueves se han producido después de que integrantes de la Policía Científica y de la Guardia Civil hayan registrado el miércoles la vivienda que pertenecía a los padres de Rosario P.O. en la localidad de Teo, en la parroquia de Cacheiras, durante más de siete horas.